junio 24, 2024
28.2 C
Havana

¡La Recarga 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 17 de junio al 27 de junio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am!

Recargar ahora

Cecilia Todd: «Yo creo que la música se inventó en Cuba»

Fotos: Centro Cultural Kirchner

Texto: Alejandro R.

Cecilia Todd emociona con su delicada voz, una especie de arrullo que ha mecido a generaciones y que hoy mantiene ese misterio ancestral que acompaña no solo a su país, Venezuela, sino a todo un continente y al mundo. 

Con 71 años Cecilia es una de las grandes cantoras venezolanas que con su canto y el mágico sonido de su cuatro ha reconstruido y recorrido los distintos géneros de la música tradicional de su tierra. Su vida en la música comenzó junto a ese instrumento, con apenas cinco años de edad, y con los sonidos de muchos aguinaldos.

Hoy, es una de las mejores voces latinoamericanas del siglo XX, aunque ella no lo diga, pero demostrarlo está su primer álbum Pajarillo Verde, y tantas y tantas otras canciones que en su voz se vuelven inolvidables e imprescindibles.

Sus exquisitos y afinados ritmos la han llevado a países como Inglaterra, España, Estados Unidos, Chile, Uruguay, Turquía, Costa Rica, Panamá, Brasil, Siria, Colombia, México, Finlandia, Nicaragua, Argentina, Bolivia, Puerto Rico, Holanda, Francia, Japón y, por supuesto, Cuba.

Cecilia siente un amor por Cuba que traspasa sus palabras. Cuando ella interpreta impregna de verdad una realidad que es tan latinoamericana como universal. Y eso también se sintió en la isla porque eso es lo que hacen los grandes cantantes, los de verdad, los que te acogen en cada nota con canciones que parecen haber sido escritas para ti y solo para ti.

Durante sus 50 años de trayectoria, esta cantante venezolana ha hecho de su experiencia en Cuba un recuerdo imborrable. Nombres como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Liuba María Hevia, Vicente Feliú, Omara Portuondo y José María Vitier, entre otros, resuenan en sus historias en la isla, porque junto a ellos la ha recorrido en varias ocasiones para cantarle a los cubanos, para divertirse y quedarse ligada a ella eternamente, más allá de la música.

Desde su casa en Caracas, Cecilia conversó con Cuba Noticias 360 sobre su extenso paso por la música, sus pasiones y su rica experiencia a bordo de un viaje permanente a los sonidos, a través del cual conoció y se enamoró también de Cuba.

¿Cómo fueron sus inicios en la música?

Aquí se celebra mucho la Navidad y de las cosas más importantes que definen estas fiestas aquí es que son divertidas porque es gastronomía, manifestaciones de todo tipo, pero la música es lo básico. Cantamos aguinaldos, que llegaron a mi a través de la escuela, desde que uno es chiquitico le van enseñando esta música linda y a la vez divertida, alegre. Así que yo me inicié cantando aguinaldos, eso es lo primero que recuerdo haber cantando. 

A través de ellos me inicié en la música, en la música venezolana y así he seguido. Yo soy la menor de seis hermanos y es normal en todas las familias venezolanas que hubiera un cuatro y uno más que otro lo tocaba, pero siempre estaba ahí de acompañamiento. Ahí empecé yo y me quedé pegada en la música, en la nuestra, en la tradicional desde aquella época.

¿Por qué eligió ser cantante?

En realidad yo no elegí cantar. La vida me fue llevando hacia allá, pero no fue un día que dije `ah bueno, sí, voy a querer cantar´. No. Ya estaba ahí. La vida eligió por mí y eligió bien. Me siento muy bien con esa oportunidad que me dio. Así comencé cantando en algunos sitios, haciendo pocas cosas, pero ese era mi motivo, mi razón. Entonces decidí irme a Buenos Aires para estudiar música y técnica vocal, un poco animada por unos amigos extraordinarios del grupo Buenos Aires 8.

Me animaron, me recomendaron mucho una profesora-maestra que falleció recientemente, Susana Naidich, y pasé tres años allí. Ahí se me dio la oportunidad con apenas un año de haber llegado de grabar gratuitamente por primera vez. Así fue, se fue dando espontáneamente, y entre una cosa y la otra voy ya por los 50 años cantando profesionalmente.

¿Cómo podría resumir esos 50 años dedicados a la música?

Han sido unos años con sus altibajos por supuesto, pero absolutamente maravillosos. Lo volvería a hacer exactamente igual. He viajado mucho y, junto a cantar, es una de las cosas que más me gusta hacer. Así que he juntado estas dos pasiones y de verdad que no me quejo, a pesar de las temporadas difíciles que son normales en cualquier cosa que vayas a hacer en la vida, pero ha sido muy divertido, muy nutritivo, de madurez musical y personal que me ha brindado cosas maravillosas.

He conocido gente que me ha hecho aprender cosas extraordinarias. Ha sido una etapa de eso, de conocer, de aprender, de madurar, de disfrutar. Así que exactamente volvería a hacer si tuviera la oportunidad todo lo que he hecho en estos 50 años.

¿Qué es para Cecilia Todd la música?

Es una razón de vivir, como diría Víctor Heredia. Ha sido parte esencial y sigue siendo eso. La música que me acompaña siempre es mi razón de ser.

¿Cuál es el mensaje que intenta transmitir a través de su música?

Sobre todo se lo digo a la gente joven que está empezando, que está descubriendo su vida: si uno tiene algo que quiere hacer hay que arriesgarse. El mensaje es que lo hagan, puedes tener la familia, el país, las situaciones en contra, pero si a uno le gusta algo tienen que dedicarse a eso con el alma y con el corazón, porque eso es lo que te va a llevar a una vida no solamente digna, sino feliz. Tienes que hacer lo que te gusta y por encima de todos los obstáculos que se van a presentar, pero si te gusta hay que poner el alma en eso.

¿Piensa que lo que hace ha aportado a su país y al continente latinoamericano?

En este mundo globalizado insistir en lo que nosotros hacemos es realmente una responsabilidad. Todos los que hacemos este tipo de música, por lo menos aquí, estamos conscientes de eso, pero si no lo hacemos va a llegar un momento que se va a perder todo y no va a haber manera de saber qué pasaba porque la música comercial es totalmente avasallante. 

Creo que es un poco la idea, no permitir que se vaya borrando todo lo que somos como individuos y cuando digo individuos en este caso es el país, la música, lo que nos define. Entonces creo que es sumamente importante esto que nosotros, que somos tercos y rebeldes, insistimos en hacer: música de lo que somos. Y no solamente aquí, creo que es para el resto de Latinoamérica.

Así que de verdad debemos insistir en eso porque va a llegar un momento que nos van a borrar y la música latinoamericana es una belleza, es una maravilla. Eso de que cada pueblo tenga su manifestación es maravilloso realmente y cada uno en su sitio tiene que hacer eso porque si bien la música comercial es avasallante, es cierto también que la gente responde a otro tipo de música, siempre y cuando se la den, por supuesto.

Seguimos en eso, insistimos porque siempre va a haber gente que va a escucharnos y es una manera de mantenernos vivos los latinoamericanos, unidos y cercanos. Seguimos cantando.

¿Cómo hace para escoger sus canciones?

Yo soy básicamente intérprete. He compuesto algunas cosas pero no soy compositora. Entonces elegir las canciones no es tan fácil porque para mi tienen que atraparme de una vez la música y la letra. De entrada tiene que haber ese enamoramiento con una canción que también pasa, pero para eso la música y la letra tienen que ser una sola cosa y tienes que sentirte identificado.

Siempre hay gente que se me acercan con canciones y en algunos casos la letra es muy linda, pero la letra no va o al revés. Yo creo que en ese punto está el éxito de un cantante, en saber elegir qué le queda bien a uno y con que te sientes bien porque si eso no pasa no vas a cantar bien.

Hablemos ahora de su experiencia en Cuba ¿Cómo fue esa primera vez en la isla?

La primera vez que iba a Cuba llevaba mucho tiempo con ganas de estar allá y me llegó por fin una invitación y yo no podía más de la emoción. Lamentablemente poco tiempo antes de que se diera el viaje se suspendió, por alguna razón que no supe, pero me quedé desilusionada y con las ganas.

Después fui invitada nuevamente. Esa vez a cantar en el Festival de Varadero en 1981. Fue la primera vez que canté en Cuba y al año siguiente fui también. Primero fue maravilloso por las ganas inmensas que tenía de ir y por compartir con gente extraordinaria a quienes admiraba y admiro, Silvio, Pablo, estaban todos, también Mercedes Sosa, Chico Buarque, los grandes, Piazzolla, Serrat. Ahí fue la primera vez que estuve con Vicente Feliú, que fue un poco mi acompañante porque ya había conocido un poco aquí en Venezuela a Pablo, Silvio, Sara González, Virulo, pero no había conocido a Vicente.

Entonces esa primera vez que fui en noviembre del 81 Vicente me acompañó y así surgió una gran amistad y la verdad es que estaba muy impresionada porque era la primera vez que estaba en un festival de esa magnitud y con gente tan querida y tan admirada. Así que eso fue absolutamente genial.

Después sí he estado en muchas ocasiones. Estuve en una gira maravillosa con José María Vitier. Éramos José María, Liuba María Hevia y yo, y ahí sí pude conocer otras ciudades y fue igualmente extraordinario. Nos divertimos muchísimo, fue un viaje muy intenso desde todos los puntos de vista, musical y humanamente. 

Durante esa gira además, a Liuba, que la había conocido durante unos años que yo viví en Tenerife, le surgió la idea de grabar un disco juntas que al final lo fuimos posponiendo pero finalmente lo grabamos. Fue una experiencia muy hermosa y muy enriquecedora.

Cecilia Todd, Omara Portuondo y Liuba María Hevia
De izquierda a derecha: Liuba María Hevia, Omara Portuondo y Cecilia Todd

¿Qué percepción tuvo del pueblo cubano?

La primera impresión fue que yo estaba de verdad sumamente emocionada, para mi fue todo un acontecimiento, un antes y un después. Desde muchos años había querido ir a Cuba y te puedo decir que mi percepción fue y lo sigo constatando hoy en día, que son definitivamente un pueblo guerrero por todas la circunstancias, lo que todos sabemos de las agresiones, las sanciones y la limitaciones, inhumanas por cierto, pero a pesar de todo eso mantienen la alegría, el sentirse cubano, ese sentido de pertenencia lo admiro mucho.

Mis respetos, cada vez los admiro y los quiero más porque no es fácil lo que vienen viviendo desde hace décadas y sin embargo esa alegría contagiosa, ese amor por su isla es verdaderamente admirable.

¿Cómo definiría la música cubana desde su experiencia?

Mi primer contacto con la música cubana fue a través de la Vieja Trova. Creo que la primera canción que oí de Cuba fue “Son de la Loma”, que no sé de dónde me llegó, pero venían muchas orquestas a Venezuela en los años 50 y nos llegaba esa música. Esa fue mi primera conexión con la música cubana.

Un día yo estaba hablando con Silvio y le dije `yo creo que la música se inventó en Cuba´ y me dijo `tú lo que estás es loca´, pero sí yo creo que fue así, la música se inventó allá, estoy convencida de eso. No hay nadie que se resista, es imposible. 

Yo he visto en La Habana y no sé si los cubanos se den cuenta, pero ellos caminan bailando, es como que tuvieran la música dentro. Es así y eso me causa mucha gracia porque en todos los lugares ves a alguien tocando música. Es impresionante porque aunque no toquen un instrumento ahí está la música todo el tiempo porque es parte de la forma de ser de los cubanos.

¿Considera que sus canciones son también una postura política?

Hará 40 años tuve la oportunidad de conocer en Caracas y luego en varios otros sitios a Atahualpa Yupanqui, uno de los grandes latinoamericanos y él decía que el hecho de cantar lo que nosotros cantamos, que lo puedes llamar folclor o lo que sea, ya es una postura política. El hecho de cantar esta música ya es una postura frente a la vida.

Yo pienso que es así por más que no menciones nada político, el hecho de hacer esa música ya es una rebeldía, lo cual es parte importante de la vida. Creo más en las acciones que en lo que se dice porque de repente tú puedes tener una letra muy comprometida políticamente, pero por otro lado hacer otra cosa. Ahora, hay que ser coherente y es verdad lo que decía Atahualpa: hacer lo que uno hace ya es una postura política.

¿Cree que su música podría inspirar a las actuales generaciones y contribuir a mejorar la realidad latinoamericana?

Así como hay muchísima música chatarra, hay gustos para todo también y hay muchísima gente que le gusta nuestra música. Ojalá nuestra música y los que hacemos este tipo de música seamos una inspiración para las nuevas generaciones.

Aunque uno no se de cuenta la música acompaña. Yo tengo una experiencia de hace muchos años que me marcó muchísimo en Argentina. Estaban saliendo de esa atroz dictadura y en un concierto en la ciudad de Córdoba, en el intermedio, se me acercó una persona y me dijo `gracias a Pajarillo verde nosotros pudimos soportar la tortura´. Me dijo eso y se fue. No sé quién era, pero nos quedamos todos petrificados, conmovidos, pero sobre todo comprometidos porque uno no sabe el alcance que puede tener una canción como esa. Es una de las cosas más hermosas y aleccionadoras que me ha pasado y me ha ayudado a pensar en que todo lo que haces y dices tiene un impacto.

¿Qué mensaje le gustaría enviar al pueblo cubano ahora mismo?

Desde hace mucho los cubanos han sido el ejemplo, el faro para todos aquellos que pensamos que puede haber una vida más digna, más humana. Y siguen siéndolo, a pesar de tantas y tantas dificultades ellos van para adelante, son guerreros y eso ha ayudado a mucha gente. No sé si tienen idea de lo que ha sido Cuba para el mundo. Para el pueblo de Cuba vaya nuestra admiración, respeto, cariño, solidaridad. Siempre estaremos defendiendo al pueblo de Cuba como sea. Nuestro amor por siempre estará para todos los cubanos.

1 COMENTARIO

  1. vaya esa Sra , que es muy conocido en su casa ,
    debe de tener algun problema psiquiatrico con todas esas cosas dicha sobre la Cuba castrista
    ¿tiene algun macho cubano ?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí