abril 15, 2024
15.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

Del 2 de abril al 30 de abril ¡en Cuba recibirán 8 GB para todas las redes, 80 minutos nacionales/internacionales y 80 mensajes nacionales/internacionales!

Recargar ahora

Conflicto en Ucrania, una guerra que se acerca a su primer año

Texto: Hugo León

Cuando los primeros misiles rusos impactaron territorio ucraniano el 24 de febrero de 2022, pocos, o nadie, se imaginaron que el conflicto se extendería tanto y traería tantas desgracias y muerte durante un año.

Sí, este martes 7 de febrero se cumplen 349 días de guerra entre Rusia y Ucrania y el enfrentamiento no hace sino intensificarse y cobrar más vidas de ambos bandos, a la vez que pone en un fino hilo la seguridad mundial, por el constante peligro de una escalada de las tensiones entre Moscú y Occidente, que respalda a la Ucrania atacada.

Las cifras de muertos y heridos se anuncian escalofriantes: de acuerdo con el Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, hasta noviembre de 2022 habían muerto en combate o resultado heridos cerca de 100 mil soldados de cada bando y unos 40 mil civiles habían fallecido.

Por otro lado, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que entre 15 y 30 millones de personas abandonaron sus hogares desde que Rusia lanzó la invasión el 24 de febrero pasado, con cerca de ocho millones de refugiados ucranianos en toda Europa, incluida la propia Rusia.

En el día de hoy las Fuerzas Armadas de Ucrania aseguraron haber aniquilado a más de un millar de militares rusos en combates registrados en las últimas 24 horas, debido a las técnicas temerarias del Kremlin para ganar algo de terreno. Kiev asegura que en los dos últimos días ha destruido 25 tanques rusos y que en total, los soldados rusos muertos ascienden a 133 mil 190.

Moscú, que en ningún momento ha reconocido grandes pérdidas en la guerra, sí ha aceptado que los combates de los últimos días en las trincheras nevadas son los más letales desde que comenzó la invasión, a pesar de que ninguno de los bandos ha mejorado sus posiciones significativamente en el frente del este.

Estos reportes llegan en medio de la advertencia de Kiev y de servicios de inteligencia occidentales de que las tropas rusas están acumulando fuerzas y munición par una inminente ofensiva triple, desde las dos provincias que conforman la región de Donbass (Donetsk y Lugansk) y desde el sur por Zaporiyia.

También en las últimas semanas el ejército ucraniano reconoció que su oponente consiguió cierto progreso, al capturar varios municipios. No obstante, el que pudiera ser su principal objetivo, la ciudad de Bahamut, en Donetsk, lleva meses asediada sin que las fuerzas del Kremlin puedan conquistarla.

A la vez, Moscú lanzó una ofensiva sobre la localidad de Vuhledar, bastión ucraniano entre las líneas del frente.

En resumidas cuentas, los planes de Putin de una intervención casi quirúrgica que removiera del poder al presidente ucraniano y le diera el control de Kiev, se fueron al retrete en el momento mismo en que Ucrania puso resistencia y se terminaron de desmontar cuando los defensores ucranianos lograron rechazar a los rusos que intentaban tomar su capital. 

Más aún, los éxitos ucranianos en Járkiv, en Jersón y en otras ciudades pusieron en jaque la maquinaria militar de Moscú y alentaron la idea de que una victoria sobre el segundo ejército más poderoso del mundo es posible.

¿Puede Ucrania aspirar a derrotar a Rusia realmente?

En el ámbito militar, Rusia es muy superior a Ucrania, que depende de los permanentes suministros de Occidente para mantenerse en pie de lucha. Aunque su ejército no ha logrado en casi un año lo que pretendía conseguir en dos semanas.

En lo estratégico, el Kremlin ha sido claro: “la derrota de una potencia nuclear en una guerra convencional puede provocar una guerra nuclear”, dijo alguien tan importante en Moscú como el expresidente Dmitri Medvédev, actual vicepresidente del Consejo de Seguridad del país.

Los analistas occidentales saben esto y consideran improbable a corto plazo una victoria militar ucraniana total, pero creen que Kiev se puede sentar a negociar desde una posición de fuerza, respaldada por más éxitos en el campo de batalla.

Sin embargo, algunos consideran que ya Rusia perdió, teniendo en cuenta que los dos objetivos iniciales de la invasión eran la desmilitarización ucraniana, colocar un gobierno títere y convertir a Ucrania en un colchón y ahora el gobierno de Zelensky está más vinculado que nunca a Occidente y su ejército sigue combativo.

De acuerdo con el general de 49 años Valeri Zaluzhny, comandante en jefe de las tropas ucranianas, el objetivo por el que pelean es liberar todo el territorio nacional de la invasión rusa y no pararán hasta conseguirlo.

“Para negociar, Rusia ha de dejar todos los territorios que ha tomado”, expresó en conversación telefónica reseñada por el medio Financial Times.

Mientras, Alemania y otros aliados occidentales dotan a Ucrania de nuevo equipo pesado como los temibles tanques teutones Leopard 2 y Rusia se prepara para ir a la ofensiva nuevamente cerca del año de guerra. 

Con todo lo anterior, es de dudar que la resolución del conflicto llegue pronto y fácilmente. Rusia sabe que tiene la fuerza para ganar -si Occidente no interviene- y Ucrania considera que poniéndole difícil el trabajo a Moscú se puede sentar a conversar, o intentará recuperar sus territorios por la fuerza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí