mayo 16, 2022
29.2 C
Havana

Cuba prevé construir casi 38 mil viviendas en 2022

Foto: Roy Leyra | CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

El ministro de la construcción cubano, René Mesa Villafaña, aseguró ayer en el espacio televisivo Mesa Redonda que en este año se pretende construir 37 mil 991 viviendas y crecer en todas las producciones relacionadas con la construcción, un sector vital para el bienestar de la población.

De acuerdo con el titular, de las viviendas previstas, 15 mil 721 serán construidas por el sector estatal, 11 mil 786 serán células básicas habitacionales y 10 mil 484 se levantarán por esfuerzo propio de la población.

Al mismo tiempo se quieren rehabilitar más de 14 mil hogares y conservar más de 21 mil.

Pese a los números, que superan por mucho lo realizado en el año precedente, el ministro reconoció que todo esto está muy por debajo de las demandas de la población y de detener los ritmos de deterioro.

Sobre la producción de materiales, Mesa Vilalfaña señaló que se prevé proveer a los constructores con más áridos como arena natural y piedra; lo mismo con el cemento y ladrillos de barro, bloques de hormigón, mosaicos y baldosas de piso.

En el caso del cemento, la producción crecerá hasta 1 millón 400 mil toneladas, contra las 800 mil toneladas del año pasado, precisó.

Refiriéndose a los pisos de cerámica, de los cuales en el 2021 lograron un millón 370 metros cuadrados, dijo que este año se proyectan más de dos millones; mientras que para el 2024 ese plan debe ser de más de tres millones.

¿Se suelen cumplir estos planes?

Más allá de los alentadores planes, en la construcción, como en muchos sectores en Cuba, las proyecciones no siempre se cumplen. En 2021, por ejemplo, los planes de construcción de casas en el país se quedaron apenas al 42 por ciento de su ejecución, reconoció a en marzo de este año el propio René Mesa Villafaña.

En ese calendario, el único organismo estatal que hizo las casas comprometidas fue el Ministerio del Interior y apenas se rehabilitó el 41 por ciento de los locales previstos. Según las autoridades de la nación, el impacto del bloqueo y las afectaciones de la pandemia de Covid-19 están entre las causas de los incumplimientos.

En el encuentro anual del sector, el primer ministro cubano, Manuel Marrero Cruz instó al Micons a no admitir más justificaciones y a cumplir su rol como rector en el programa de la construcción, tan sensible para el país.

También el 2020 estuvo por debajo de los pronósticos. En ese momento se terminaron poco más de 32 mil viviendas, 11 mil 700 menos que en 2019, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

Entretanto, la construcción en el turismo no se detiene. Este sector, el más importante para la economía del país, se ha apuntado miles de nuevas habitaciones en los últimos años y Cuba aspira a elevar sus capacidades turísticas para el 2030 hasta las 95 mil habitaciones, de acuerdo con el ministro de Turismo, Juan Carlos García Granda.

Según reportes del diario estatal Granma, la isla ofrece proyectos de inversión extranjera para la construcción de un hotel cinco estrellas en Santa Lucía, Camagüey, y otro con la misma categoría en Banes, Holguín.

Al mismo tiempo en la capital se construyen varios hoteles y se proyectan otros. Por ejemplo, se trabaja en la construcción de un nuevo hotel y una terminal de cruceros en el edificio de la Aduana en la Habana Vieja, así como otro hotel en el otrora restaurante Moscú, en el Vedado, y en marzo último abrió sus puertas el Grand Aston La Habana, en calle Primera, también en el Vedado, con 600 habitaciones.

Política de subsidios en Cuba

Al término de 2020 el fondo habitacional en Cuba era de 3 millones 946 mil 747 viviendas, el 63 por ciento de ellas calificadas en buen estado técnico, reportó el Micons. En aras de mejorar e incrementar el fondo habitacional de la isla, desde hace años el gobierno impulsó un programa de subsidios que permitiría a las personas reparar sus casas o construir otras con esfuerzo propio, utilizando créditos dados por el Estado.

La política, ofrece una oportunidad a quienes no tienen los medios para enfrentar una construcción con sus propios recursos y ha sido tabla de salvación para cientos de familias beneficiadas. Sin embargo, su ejecución todavía dista de los números que podrían alcanzarse, según han reconocido en múltiples ocasiones las máximas autoridades del país.

En octubre de 2021 la Asamblea Nacional del Poder Popular presentó los resultados de una fiscalización al Ministerio de la Construcción donde se reportaba el decrecimiento de la construcción de viviendas y se planteaba la insatisfacción de la población por la morosidad de los trámites, la pérdida de recursos materiales, los subsidios sin terminar de años anteriores, así como recursos financieros inmovilizados en los bancos, también por concepto de subsidios, publicó entonces el portal Cubadebate.

Los subsidios en Cuba van desde 14 mil 149 pesos para las acciones de conservación menores, hasta los 188 mil 560 pesos para construir células básicas habitacionales. Pero según la experiencia de varios beneficiados con la política, las demoras son muchas y el papeleo puede extenderse durante meses o años.

En conversación con Cuba Noticias 360, una titular de un subsidio refirió que esta noble tarea no escapa de la corrupción, pues ella misma vio como personas accedían al subsidio más rápidamente luego de ofrecer obsequios a los funcionarios de su municipio de residencia; y otros propietarios de viviendas que estaban en buen estado hacían los trámites para remodelar sus casas, pese a que otros lo necesitaban más.

Es necesario que se fiscalice constantemente a quiénes se les está entregando el dinero y los materiales, consideró, pues los recursos del estado, que no son muchos, no pueden ir a parar a manos de todo el mundo, sino donde realmente se necesita más.

A todas estas, los materiales de la construcción escasean y en consecuencia sus precios se han disparado en el mercado negro cubano. Un saco de cemento doble puede costar mil 300 pesos y el cemento cola hasta cinco mil.

Los azulejos y losas de piso ofertados en Revolico y otros sitios de compraventa, rozan los mil 900 pesos por metro cuadrado. Los propios vendedores dijeron a Cuba Noticias 360 que los precios cambian de un día a otro porque ellos no son los productores y ellos mismos reciben los materiales cada vez más caros. Literalmente, no sabemos dónde va a parar esto, y no se está vendiendo mucho porque no todos pueden pagar, señaló uno de ellos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 4 =

Último minuto