julio 4, 2022
27.4 C
Havana

Detectan el ácido nucleico que bloquea la entrada del coronavirus en las células humanas

Foto: tomada de El País

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Un grupo de científicos italianos lograron evitar la entrada del virus SARS-CoV-2 a la la célula huésped, basándose en el uso de un aptámero de ADN, que es capaz de unirse al aminoácido K353, encargado de dejar que el virus ingrese en las células del cuerpo.

Según los investigadores, “gracias a este estudio será posible desarrollar un nuevo enfoque terapéutico de precisión para prevenir la infección grave por coronavirus, sin estimular el sistema inmunológico ni tener efectos secundarios importantes”.

De acuerdo con el sitio digital argentino Infobae, el hallazgo fue resultado de un trabajo conjunto entreel Instituto Italiano de Tecnología, la Scuola Superiore Sant’Anna y la Universidad de Milán, que acaba de ser publicado en la revista Pharmacological Research.

La fuente precisa que Paolo Ciana, profesor de Farmacología en la Universidad de Milán; Vincenzo Lionetti, profesor de Anestesiología en la Scuola Superiore Sant’Anna y Angelo Reggiani, investigador de Farmacología del Instituto Italiano de Tecnología, comenzaron la investigación utilizando estrategias de pensamiento lateral.

Los especialistas explicaron que para poder infectar, el SARS-CoV-2 debe unirse a una proteína situada en el exterior de la célula huésped, llamada ACE2, que actúa como receptor del virus y es la que permite su entrada a la célula.

Se preguntaron si cabría la posibilidad de bloquear el avance de la infección por alguna variante del SARS-CoV-2, ocultando esa parte del receptor ACE2 (un aminoácido llamado «K353») sobre el que el virus se sirve para ingresar en las células del cuerpo.

Fue entonces que se basaronen el uso de un aptámero de ADN, o una cadena sencilla de oligonucleótidos, capaz de unirse específicamente a K353, haciéndolo inaccesible a la proteína pico de cualquier coronavirus y previniendo así la infección celular.

Por su parte, Angelo Reggiani señaló que como resultado de la investigación han identificado dos aptámeros capaces de unirse eficazmente al receptor ACE2, los que crearían una especie de pantalla protectora con la queocultar la puerta de entrada al virus.

Para llevar a cabo el proyecto los especialistas reprodujeron en la computadora la porción de ACE2 que contiene K353 y realizaron un cribado in vitro en millones de aptámeros (o fragmentos de ADN creados artificialmente), encontrando dos que se unen muy bien a esta región de ACE2, ocultando su presencia al virus.

“Hicimos el estudio en líneas celulares -continúa Reggiani-, primero usando un trozo de proteína pico y luego desarrollando la infección real por coronavirus en las células, y los resultados mostraron que la idea de partida es correcta: gracias a los aptámeros el virus no se unió a las células, no encontrando lo que hemos definido como la puerta de entrada, que es el K353″.

Según los científicos, el siguiente paso para desarrollar una nueva terapia contra COVID-19 requiere dos etapas: la primera, es encontrar una formulación que permita que el fármaco llegue a donde necesita actuar. “Los aptámeros, una vez introducidos en la sangre, son muy inestables, por lo que es necesario evitar que se degraden”.

Mientras que la segunda etapa sería confirmar que la posible terapia no sea tóxica para los humanos. “Sabemos que los aptámeros no son inmunogénicos, es decir, no desencadenan una respuesta inmunitaria, pero no podemos predecir a priori si, como sustancia química, puede producir efectos secundarios”, añadieron.

“La gran ventaja es que el aptámero es independiente de la presencia de mutaciones, por lo que podría funcionar con todas las variantes. De hecho, las mutaciones no se refieren a la puerta de entrada a la célula. En teoría, el fármaco podría ser eficaz contra cualquier tipo de coronavirus que utilice la proteína pico para infectar células humanas a través del receptor ACE2″, concluyeron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + diecisiete =

Último minuto