febrero 26, 2024
26.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

¡En Cuba recibirán 500 CUP de Saldo Principal, 25 GB y WhatsApp Ilimitado!

Recargar ahora

Día de la Candelaria: ¿se pierde la tradición?

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Hoy dos de febrero, en varios países iberoamericanos y de tradición católica, se celebra el día de la Virgen de la Candelaria. Cuba no escapa a esta tradición, aunque a veces pareciera que, en el medio de la dura cotidianidad, estos pequeños gestos espirituales se pasan por alto.

Aun cuando las generaciones más jóvenes puedan desconocer un poco la historia de la Virgen de la Candelaria, si se ha corrido de voz en voz que este día es una jornada ideal para cortarse las puntas del pelo, o para aquellas personas que tienen y gustan de sembrar plantas, podarlas. Hacerlo este dos de febrero, asegura según la tradición y la fe, que crecerán fuertes y sanos.

La Candelaria también es una Virgen venerada en varios municipios de Cuba, de hecho, hace ya casi medio siglo en esta fecha algunos pueblos y villas celebraban el día como una fiesta patronal. Quizás unas de las más significativas sea las celebraciones en la provincia de Camagüey, pues la devoción mariana coincide también con la fecha fundacional de la Villa de Santa María del Puerto Príncipe, siendo la Virgen de la Candelaria, la patrona del Camagüey.

Mientras, en la Iglesia católica se aprovecha este día para bendecir las velas que se utilizarán en la liturgia durante el año, las personas practicantes o no, acuden a las peluquerías o se recortan en casa algunas puntas del pelo, pues a pesar de los cambios, de que las tradiciones y rutinas van variando con los años, algo siempre queda de las mismas.

Para aquellos que creen en espiritualidades más energéticas, este día puede ser un momento de cortar lo viejo, o como uno de los dichos cubanos reza: “cortar por lo sano”. Este puede ser un momento de renovación, de renacimiento.

En la religión afrocubana la Virgen de la Candelaria es identificada con la diosa Oyá, patrona de los cementerios, por lo que la relación vida-muerte está muy presente a lo largo de todo el día. Uno de los símbolos que identifica a la diosa afrocubana es un moño, o látigo si se prefiere, de pelo hecho de la crin de los caballos. Según la práctica, con este Oyá domina a los muertos.

Foto: Jorge Luis Borges

Además de todas estas creencias religiosas, cortarse el pelo el dos de febrero también ha devenido en una forma de honrar y recordar a las abuelas y tías cubanas, que durante muchos años desempolvaron las tijeras, o te llevaron a la peluquería del barrio: “para cortarte las puntas y que el pelo te salga fuerte y sano.”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí