julio 1, 2022
24.2 C
Havana

E.T., cuarenta años de un clásico imprescindible en la programación infantil cubana

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

La película E.T, estrenada en 1982 y dirigida por Steven Spielberg cumple en estos 2022 cuarenta años de estrenada. E.T. es importante para muchas generaciones en el mundo. En Cuba, el pequeño marciano que solo aprendió las palabras “teléfono-casa”, fue el acompañante de muchos infantes con años de diferencia. E.T. fue “víctima” de las tandas infantiles de los domingos, pues junto a David el gnomo, El hobit y muchos otros, estuvieron en la pantalla chica cubana casi tantas veces como el patrón de prueba.

Para crear el E.T que vimos en pantalla hicieron falta cuatro muñecos diferentes según las necesidades del filme en cada escena. Uno era un muñeco creado con la tecnología animatronic que podía ejecutar hasta 100 movimientos distintos.

Los ojos tan característicos del personaje, que son capaces de inspirar la mayor de las ternuras, fueron recreados por el artista de efectos especiales Carlo Rimbaldi, y para ellos Spielberg le dio fotos del poeta Carl Sandburg, el físico Albert Einstein y el escritor Ernest Hemingway.

También se involucró un actor en la creación del pequeño ser del espacio para las escenas en que los cables entorpecían, más que ayudaban a la producción. Una de las más icónicas de este tipo es el momento en que E.T. se emborracha.

Para los fanáticos a repetir varias de las pocas frases que tiene E.T. en la película, será importante conocer que Spielberg contrató a una profesora de dicción, que dobló al extraterrestre en varios idiomas, incluso en la versión en español.

El éxito inmediato del filme y de E.T. por supuesto, lo hacen parte indiscutible de la historia del cine, pero también de la cultura popular. La fijación de los públicos con la vida del ser del espacio exterior fue tal, que es famoso la historia de un predicador estadounidense que encontró 33 paralelismos entre E.T. y Jesucristo.

Otra influencia menos conocida del filme ocurre en la saga de Star Wars. En el capítulo uno La amenaza fantasma, la especie a la que pertenece E.T. quedó como parte de este universo, denominados como “asogianos” y representados por el Senador Grebleips, Spielberg al revés.

Pero más allá de las conspiraciones, de unos jóvenes Drew Barrymore y Henry Thomas, el filme sigue llegando e influyendo a nuevas generaciones, porque habla de un sentimiento tan universal y desinteresado como la amistad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 2 =

Último minuto