diciembre 9, 2022
22.9 C
Havana

En medio de polémicas, ¡habemus Mundial de Fútbol!

Foto: FIFA

Texto: Hugo León

Controversias en el proceso de selección de la sede, críticas a las condiciones de trabajo en los preparativos, derechos de las mujeres y de la comunidad LGBTI… en medio de estas y más polémicas comenzó el Mundial de Qatar.

El partido inicial fue sellado dos goles por cero a favor de Ecuador contra el equipo del país anfitrión, de quién incluso corrió el rumor de intentar amañar el juego, algo que nunca pudo comprobarse.

Pero desde la misma selección de Qatar para organizar la competencia saltarom las alarmas por supuestas irregularidades. Luego, en 2014, una investigación del medio británico Sunday Times afirmó que la nación árabe pagó cerca de cinco millones de dólares en sobornos para asegurar el apoyo a su candidatura.

Esto fue negado por el comité organizador qatarí, al igual que negó y rechazó otra investigación del mismo periódico que vio la luz cuatro años después, en 2018, donde se acusaba a Qatar de diseminar propaganda negativa sobre sus dos principales rivales en la búsqueda de la sede: Australia y Estados Unidos.

El primer Mundial en noviembre

Qatar era considerada una sede de alto riesgo por las elevadas temperaturas, de acuerdo con informes de la propia Federación Internacional de Asociaciones de Fútbol (FIFA), lo cual culminó en qué la competencia se jugara en los meses de  invierno por primera vez en su historia.

En la pequeña nación las temperaturas exceden los 50 grados celsius, así que tuvo que tomarse esta medida especial.

Trabajadores migrantes y miles de supuestas muertes

En la construcción de los estadios para el Mundial de Fútbol que comenzó este fin de semana trabajaron decenas de miles de personas, la mayoría de ellos inmigrantes, según organismos internacionales. De hecho, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), más del 90 por ciento de la mano de obra de Qatar es inmigrante.

Medios y organizaciones internacionales han criticado las condiciones de trabajo en las que los constructores de este Mundial hicieron tareas peligrosas, bajo el calor extremo y además por salarios bajos.

De acuerdo con el periódico inglés The Guardian la cifra de trabajadores muertos en Qatar desde el 2010, cuando fue seleccionado el país para acoger la competición, asciende a seis mil 500.

Por su parte el comité organizador qatarí asegura que el número de víctimas mortales en los estadios de la Copa del Mundo, relacionado con el trabajo, son apenas tres víctimas mortales y algo más de 30 no relacionadas con el trabajo.

Mientras tanto la OIT asegura que solo en 2020 habían muerto unos 50 trabajadores y más de 37 mil sufrieron algún tipo de lesión ese año.

Situación de los derechos en la sede

En Qatar rige la ley Sharia, que condena duramente ciertas posturas y actividades, tales como beber alcohol y las relaciones sexuales entre personas de un mismo sexo.

Durante la preparación para el Mundial, desde Qatar se aseguró que se aceptaría con tolerancia a los turistas de la comunidad LGBTI, no obstante, se pidió también respeto por las tradiciones del país anfitrión y se pidió expresamente la no demostración de afecto entre personas del mismo sexo.

De hecho, las selecciones europeas, que iban a portar el brazalete LGBTI, una cinta multicolor denominada «One Love», desistieron de portar el identificativo tras las amenazas de la FIFA de que los jugadores recibirían sanciones deportivas.

Otras críticas están relacionadas con la selección de una sede que no ofrece libertad e igualdad a las mujeres. En Qatar existe un sistema de tutela masculina y las mujeres continúan subordinadas a su padre, esposo, hermano o pariente masculino, al cuál deben pedir permiso incluso para estudiar, trabajar o casarse.

Cancelaciones y exclusiones

En un gesto poco común, la FIFA excluyó a la  selección rusa del Mundial, incluso antes de que esta disputara su partido de eliminatorias contra Polonia. Este juego fue cancelado y Rusia fue eliminada de la Copa.

Esto sucedió porque tanto la FIFA como la UEFA decidieron que luego de la invasión rusa a Ucrania, todos los equipos rusos, sean clubes o representación nacional, serían suspendidos de las competiciones de ambas entidades  hasta nuevo aviso.

El caso llamó la atención, puesto que siempre se había señalado al deporte como algo separado de la política. Además, la FIFA no excluyó, por ejemplo, a Estados Unidos luego de la invasión a Afganistán o Iraq, ni a Arabia Saudita luego de atacar Yemen.

Sin embargo, no es la primera vez que ocurre. En 1992 la UEFA y la FIFA expulsaron a Yugoslavia de sus torneos tras las sanciones de la ONU, a razón del estallido de la guerra de los Balcanes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here