mayo 30, 2024
24.2 C
Havana

¡La Recarga más barata aCuba! 😍

Recarga los Planes MIXTOS para Cuba: Natural, Maquinita y ¡Divino! hasta 20 GB + 165 min + 160 SMS!

Recargar ahora

¿Estímulo o preparación política? Peloteritos de Santa Clara entrenan en un hotel rumbo a las Pequeñas Ligas

Foto: RRSS

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Uno de los grandes acontecimientos del deporte cubano en lo que va de año, al menos dentro de las fronteras insulares, fue la coronación del equipo de Santa Clara en el certamen nacional de las Pequeñas Ligas de béisbol. Ese triunfo le valió a los “Bombarderitos del Centro” su clasificación para la Serie Mundial de la categoría, a celebrarse como es tradicional en Estados Unidos, en el mes de agosto.

Mucho se habló en su momento de la contundente victoria del conjunto villaclareño sobre su similar de la ciudad de Sancti Spíritus, al que derrotaron por partida doble y en su propio territorio durante la final al mejor de tres partidos, disputada a principios del mes de marzo. 

Y pocas veces se vio a la afición beisbolera del país tan pendiente a este campeonato que comenzó a celebrarse tras el Memorando de Entendimiento rubricado entre la Federación Cubana y Little League Baseball International en inicios del 2019. 

No es para menos, porque su ganador tiene la posibilidad de acudir de forma directa, como fue el año pasado y será en este, o luchar por un boleto en una eliminatoria regional, al gran evento mundial que anualmente acoge la urbe de Williamsport, estado de Pensilvania, y reúne a 20 equipos, repartidos entre 10 de la nación anfitriona y otros tantos internacionales.

Hasta la propia prensa deportiva de los principales medios estatales, que apenas salen de La Habana para cubrir la final de la Serie Nacional, acudió a la capital espirituana para darle seguimiento al desenlace de una competencia fundamental para la salud, actual y futura, del deporte insignia de todos los cubanos.

Una vez finalizado el torneo, el avezado entrenador Everaldo Pedroso, quien tenía pensando retirarse este año, cuenta con tiempo de sobra para trazar la hoja de ruta de sus pupilos rumbo a un certamen en el que Cuba debutó en 2023 con el elenco de Bayamo, dejando una grata impresión y desatando pasiones en cada salida.

Ni cortos ni perezoso, los peloteritos de Santa Clara ya comenzaron su preparación para la Serie Mundial de 2024, pero en esta temprana etapa lo han hecho mezclando ejercicios físicos con ocio y entretenimiento, toda vez que las autoridades deportivas de la provincia decidieron estimular al conjunto con una estancia en el reconocido hotel Hanabanilla.

Varias publicaciones en redes sociales, la mayoría del periodista Dairon Pérez Urbano, de la emisora CMHW, dan cuenta de la estadía en la instalación hotelera, donde además de disfrutar de unas merecidas vacaciones, los pequeños beisbolistas han aprovechado esa zona montañosa para realizar una preparación física especial.

Asimismo, fueron invitados a compartir con ellos algunas glorias deportivas de Villa Clara como Alina Expósito (esgrima) y Pablo García (baloncesto), integrantes de la recordada comitiva que asistió en el buque Cerro Pelado a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Juan 1966. La exbalonmanista Imara Valdés y el expelotero Andy Zamora también intercambiaron con el plantel.

Hasta aquí el lector compartirá el criterio de que esta pasadía constituye un justo premio a la labor de los muchachos, sin embargo, una declaraciones Raydel Sedano Moreno,  director del Inder en el municipio de Santa Clara, dejan en entredicho las verdaderas intenciones , o al menos una parte importante de ellas, de la estancia en el hotel.

Según explicó el directivo sin paños tibios, uno de los objetivos que buscan durante estos días es “fortalecer la preparación política ideológica rumbo a la Serie Mundial”, algo que justificaría la presencia de las glorias deportivas, en especial las de la llamada Delegación de la Dignidad, que se recuerda más por las tensiones extradeportivas que se vivieron en aquel momento.

El aficionado que siguió la actuación del equipo cubano el año pasado, quizás pueda pensar que esas “acciones” pretenden alistar a los jóvenes para situaciones que no van a poder controlar las autoridades que acompañen a los muchachos, como por ejemplo, cuando el exligamayorista boricua Eduardo Pérez, invitó a los peloteritos de Bayamo por primera vez en sus vidas a la famosa cadena de comida rápida McDonalds.

Con el exjugador de los Marineros de Seattle, entre otras siete escuadras, los cubanitos disfrutaron de una experiencia que lamentablemente mientras vivan en la isla, por el momento, no podrán repetir. Y así, en esos días inolvidables en Estados Unidos, experimentaron numerosas vivencias alejadas a su realidad.

Por tal motivo resulta sospechoso y hasta indignante ver al director del Inder santaclareño hablar de preparación política ideológica para un grupo de adolescentes que no pasan los 13 años de edad, y solo desean, con todas sus fuerzas, jugar béisbol, sin el resto de los elementos que salpican al béisbol en otras categorías superiores.

El único deseo de la gran mayoría de los seguidores de la pelota cubana es que, al menos, los decisores del deporte conserven virgen este sueño para los miles de niños de toda Cuba que ahora tienen un motivo mayor para decantarse por el pasatiempo nacional del país, en esa lucha con el fútbol y otros tantos deportes que han ganado en preferencia popular en este siglo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí