junio 29, 2022
32 C
Havana

Israel Rojas no cree en “el humo, la ‘huelguita’ de hambre y la bobería”

Texto: Darcy Borrero

Este texto podría titularse “Israel Rojas no es industrialista”, pero en un contexto de polarización política que alcanza al arte, ese título no funcionaría.  En una entrevista de Ian Padrón que se alargó por más de hora y media, Israel Rojas dio declaraciones como para veinte titulares. Si algo no puede negársele al director del grupo musical Buena Fe es su capacidad de generar frases-titulares en cada respuesta. Durante la charla  vía Facebook, el intérprete nacido en Guantánamo pronunció oraciones como esta: “me moriré siendo de izquierda”.

Israel Rojas dijo además estas frases: “Soy un hombre absolutamente libre y digo lo que pienso. Y por eso he cargado con aplausos y patadas que agradezco casi que en la misma proporción”. Con esto destacó, tras la pregunta de si había censurado algún posible tema de conversación: “Yo no tengo ningún problema en hablar de ningún tema”.

Y lo cierto es que, además de repasar la discografía, los conciertos y giras del grupo (incluyendo Miami),  Israel aprovechó su tiempo al aire para dar sus puntos de vista a partir de interrogantes que le hacían los usuarios conectados a la transmisión en directo.

Sobre los conciertos en ciudades como Miami y Tampa, dijo que se había sentido muy bien porque había podido hacer, por ejemplo, el mismo concierto, es decir, con el mismo repertorio y secuencia, tanto en La Habana como en Miami. Sin embargo, varios usuarios reprocharon que artistas radicados en Miami no puedan hacer ni decir lo mismo porque sus experiencias han sido prácticamente de destierro.

Ian Padrón puso su pasaporte cubano y su carnet de identidad frente a la cámara y dijo: “Este es mi pasaporte vigente y mi carnet de identidad de Cuba. En mi experiencia (no soy intergaláctico, he trabajado y vivo 40 años en Cuba), nunca he visto en 60 años una ecuación distinta, no he visto respeto a que Oswaldo Payá tenga opiniones divergentes.

Israel resaltó que “nadie piensa igual a nadie, eso es un sinsentido”. Y fue esta una de las líneas que guiaron el debate. A casi dos horas de iniciado este, a Israel le preguntaron por la construcción de la democracia en Cuba y las concepciones sobre unipartidismo y pluripartidismo. Respondió que él no cree que necesariamente el pluripartidismo garantice democracia, y que toda noción de partidismo queda fuera de la concepción de democracia, que para él está determinada por la participación popular. Valoró que el Partido Comunista de Cuba (único en el llamado periodo revolucionario) ha estado compitiendo con el mayor imperio del mundo en los últimos 60 años y en ese sentido la sociedad cubana no ha podido desarrollar sus potencialidades.

En este sentido, uno de los momentos cumbres de la entrevista que atravesó temas como la participación política de los cubanos de todas las orillas, el respeto a la diferencia de criterios, fue cuando le preguntaron puntualmente por el caso del Movimiento San Isidro y su líder, Luis Manuel Otero Alcántara.

La artista visual y miembro del movimiento 27N Camila Lobón, aseguró que Otero Alcántara se encuentra en huelga de hambre y sed, como han compartido varios medios de comunicación, y le pregunto a Israel su opinión sobre la situación del artista que en los últimos años ha sido detenido numerosas veces e interrogado por las autoridades cubanas, en tanto denuncian que sus más recientes obras fueron sustraídas por la Seguridad del Estado. 

A la pregunta sobre artistas no plegados al gobierno cubano, y en particular sobre Otero Alcántara, dijo que algunos no son artistas aunque él respeta el sentimiento de cada cual como artista. Tania Bruguera, prominente artista cubana y directora del Instituto de Artivismo Hannah Arendt, que ha liderado la intención de diálogo surgida desde el 27N, también intervino en el debate mediante el chat, donde usuarios destacaron que el análisis debía ir más allá de esa manida frase de “pensar diferente” en un contexto de violaciones de derechos humanos.

“Mi mayor deseo es que todo el mundo sea feliz y pueda hacer lo que le plazca. Creo en dos principios: libertad de uno llega hasta donde afecta la de otro, y no hagas a nadie lo que no te gustaría que te hicieran”.

De modo que sugirió que no apoya la coacción contra artistas cubanos: “Nadie debe ser juzgado por sus ideas sino por sus acciones a partir de esas ideas y si son constitutivas de delitos, deben pagar”. Y añadió, “si tenían una orden judicial porque estaba violando algo, claro que sí”, pero en términos generales, el también jurista dijo no defender ese tipo de acciones que incluyen allanamiento de morada.

Bajo la capa de la libertad de expresión y su “ser de izquierda”, Israel repite patrones de adoctrinamiento sistemático, al decir que la gente no vale por lo que fue —y citó casos de generales defenestrados por el llamado gobierno revolucionario cubano con ánimo de compararlos con Bruguera. Es decir, según la lógica de Israel, hasta generales han sido condenados, que se podría esperar entonces de una artista, por muy significativa que sea su obra a ojos del mundo.

Pero el intérprete y compositor insistió en que “es más fácil que ustedes (cubanos en el exterior) compren (la historia de) “el humo, la ‘huelguita’ de hambre y la bobería” e invitó a su entrevistador a que conociera y amplificara historias de cubanos que desde su punto de vista sí están haciendo por Cuba. Mencionó agricultores, emprendedores como Dayron Robles, que luego de su carrera como deportista lanzó un negocio.

Israel defendió la postura de los medios oficiales como “hegemónicos” y mencionó medios basados fuera de Cuba en los que según él se publican “mentirosongas”. Reconoció en torno a la escasez y la crisis económica que en la isla hay “una situación grosera”, pero hay detrás de algunos medios, según él, “mucha sociometría, mucho dinero, y honestamente esa es una parte de la realidad, no la única”. Resumió entonces a “performance” lo que relatan algunos medios no oficiales, así como el propio relato de artistas contestatarios, aun cuando una frase del INSTAR reza “esto no es un performance” para llamar la atención sobre la urgencia y el peligro que corre la vida de Otero Alcántara.

“Creo que estos son performance para posicionarse en el mercado”, valoró Israel, que dijo estar ajeno a determinadas representaciones mediáticas en estos momentos. Sus intereses ahora mismo son, según ejemplificó, “la Champions, mi hijo que no vive conmigo, tengo un familiar con COVID-19 y estoy trabajando en mi música. Esa información no forma parte de mi vida”. Israel destacó que está confinado y que dedica el tiempo a consumir la información que le interesa.

“Que (Otero Alcántara) encuentre la salida y que por su propio bien y el de su familia no le pase nada malo”, comentó.

Padrón le preguntó a Israel si él viera igual estas reacciones de la seguridad del Estado si en el futuro su propio hijo tomara posiciones similares a las de Otero AlcÁntara, a lo que este respondió: “Trato de educar a mi hijo como mis padres me educaron a mi: rebelde, justiciero, que trato de interactuar con quienes no piensan igual que yo”. De suceder, no obstante, declaró que lo asumiría “pero siempre con las herramientas que me dio la vida y tratando de hacerle el menor daño posible a Cuba, a mi familia y a la humanidad, esos son los principios que rigen mi vida”.

En otros temas, los protagonistas de este extenso diálogo alcanzaron cierto consenso. Uno de ellos fue en torno a los médicos cubanos exiliados. Israel dijo que no cree justo que los médicos cubanos que desertan deban pasar 8 años de destierro, sin poder volver a ver su tierra ni a su familia. “Para mi eso es inhumano, no desde el punto de vista de eficacia de la medida, sino por el costo humano”, preciso. De modo similar calificó lo ocurrido con la periodista Karla Pérez, a quien después de estudiar 4 años en una Universidad de Costa Rica porque había sido expulsada de un centro superior cubano, no se le permitió viajar de Panamá a La Habana para reinsertarse en su país.

Ian Padrón consideró que Israel es un artista que no teme a expresar sus ideas y a batirse, a alzar la voz por sus criterios. Recordó como un gesto positivo una anécdota: “Cuando en Cuba Los Aldeanos no se podían ni mencionar, tú diste un concierto en el Karl Marx y los invitaste”.

La entrevista terminó con la pregunta de si Israel cree en una Cuba con todos y para el bien de todos, a la que contestó que “el destino de Cuba debe ser un eterno Baraguá con todos y para el bien de todos”. El artista, que mantiene su idea fija de una Cuba como plaza sitiada que debe defenderse desde adentro, compartió que él no cree que deba dársele espacio a lo que se derrotó en Girón en 1961. En otros momentos de la entrevista ya había dicho que Cuba no podría abrirse a la participación política de quienes piden anexión a Estados Unidos. 

“No soy tan ingenuo, no soy tan berraco, tengo hijos y no quiero que me los desvíen del camino del amor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − cuatro =

Último minuto