mayo 26, 2024
29.9 C
Havana

¡La Recarga SALDO 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 14 de mayo al 29 de mayo ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am!

Recargar ahora

La impronta de Cuba en la obra del arquitecto Morris Lapidus

Fotos: Nathalee Ramos | Instagram

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Morris Lapidus, uno de los arquitectos americanos más importantes del SXX, considerado también uno de los principales diseñadores de los icónicos hoteles que conformarían el inicio del Miami Beach moderno, tomó para esta empresa varios elementos fabricados en la Isla Caribeña.

Nacido en Odessa, Ucrania en 1902, Morris Lapidus emigró a los Estados Unidos cuando era un niño y creció en Nueva York. Después de estudiar arquitectura en la Universidad de Columbia, comenzó a trabajar en la industria hotelera y se convirtió en el arquitecto principal de Morris Lapidus & Associates en 1945.

Fue en la década de 1950 cuando Lapidus comenzó a diseñar algunos de los hoteles más emblemáticos de Miami Beach, como el Fontainebleau y el Eden Roc. Su estilo distintivo se caracterizó por el uso de curvas suaves, materiales lujosos y detalles extravagantes, como las famosas escaleras curvas del Fontainebleau.

Según el blog “Arquitectura Cuba”, siempre se suele hablar de la influencia del diseño y la arquitectura miamense en la Cuba republicana, pero lo cierto es que estas relaciones y préstamos ocurrían en ambos sentidos, y un ejemplo de esto era Lapidus y su predilección por utilizar en sus diseños y decoraciones las famosas Lámparas Quesadas.

Los hoteles de Morris Lapidus en Miami Beach que aún se pueden admirar estas famosas lámparas de origen cubano son Eden Roc Hotel y el famoso Hotel Fontainebleau Hilton. Uno de los diseños más distintivos de estas lámparas estaría en el ya inexistente Americana Hotel.

La historia y fama de las Lámparas Quesada trasciende hasta nuestros días. Algunos de sus ejemplares más icónicos se pueden observar en aun el Hotel Capri y el Hotel Riviera en La Habana. Su tienda estuvo ubicada en el extinto centro comercial de la Calle Infanta. En estos mismos portales pernoctaría durante años el famoso Caballero de París.

Dentro del sello distintivo de estas lámparas se encontraba el diseño de sus platos y el uso del cobre. Elementos que atrajeron a Lapidus, pues se insertaba perfectamente en la narrativa hollywoodezca y fílmica que el arquitecto estadounidense le impregnó a cada uno de los hoteles que diseñó en Miami Beach.

Quesada llegó a tener varias sucursales en la Isla, así como en Panamá, Puerto Rico, Venezuela y República Dominicana. Actualmente dichas lámparas son consideras objetos de colección y es común encontrar anuncios de ventas de las mismas por partes de particulares cubanos que las adquirieron en la época del 50.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí