septiembre 30, 2022
25.2 C
Havana

La inmunización infantil contra el coronavirus: un sueño que avanza en Norteamérica

Texto: Darcy Borrero

Los funcionarios federales de salud han sugerido que si los estudios son positivos, los estudiantes de secundaria y preparatoria podrían tener acceso a las vacunas en el otoño, seguidos por los niños en edad de escuela primaria a principios de 2022.

La ciencia sigue puesta en función de la vida: esta vez son los niños de seis meses a 11 años los que en Estados Unidos y Canadá ocupan el centro de atención de la farmacéutica Moderna Inc. Esta compañía basada en Cambridge, Massachusetts, ha comenzado a estudiar su vacuna Covid-19 en infantes de estas edades de ambos países norteamericanos, como un esfuerzo para ampliar la campaña de vacunación masiva más allá de los adultos.

Los voceros de la farmacéutica dijeron este martes que los primeros niños recibieron dosis en el estudio  realizado en colaboración con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y una división del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

“Este estudio pediátrico nos ayudará a evaluar la seguridad potencial y la inmunogenicidad de nuestra vacuna candidata COVID-19 en esta importante población de edad más joven”, aseguró el director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel.

Hasta ahora, el eje de la campaña de vacunación Covid-19 de EE. UU. ha estado en proteger a los adultos, quienes tienen un mayor riesgo de enfermedad grave causada por el coronavirus que los niños.

Tanto las vacunas Moderna y Johnson & Johnson están autorizadas para su uso en adultos mayores de 18 años, mientras que solo la de Pfizer Inc. y BioNTech SE está autorizada para su uso en personas menores de 18, pero no menores de 16 años.

Por esta razón, han comenzado a ponerse en marcha los esfuerzos para probar las vacunas Covid-19 en niños, que aún pueden infectarse. El objetivo es protegerlos del virus y desarrollar aún más la inmunidad a nivel de la población.

Pfizer y Moderna, líderes en la fabricación de vacunas contra el SARS-Cov, comenzaron el año pasado ensayos clínicos que prueban sus vacunas en adolescentes de 12 años o más. Ambos ensayos tienen sujetos completamente inscritos y los resultados están pendientes. Sin embargo, quedaría una población infantil amplia, desprovista de vacunas, de modo que J & J también planea comenzar las pruebas pediátricas de su vacuna.

El nuevo estudio de Moderna, que es un ensayo combinado de Fase 2 y 3, tendrá como objetivo inscribir a unos 6750 niños y se llevará a cabo en dos partes, según la compañía. La primera probará diferentes niveles de dosis de la vacuna en niños. Los investigadores examinarán la seguridad y la respuesta inmune a las diversas dosis para determinar cuál llevar a la segunda parte del estudio.

En la segunda parte del ensayo, otros sujetos serán asignados al azar para recibir dos dosis de la vacuna de Moderna o un placebo, con 28 días de diferencia. Los investigadores realizarán un seguimiento de la seguridad, tolerabilidad y eficacia de la vacuna, que señalará la efectividad en los niños mediante el uso de un marcador de respuesta inmunitaria conocido como correlato de protección, si se determina, o comparando sus respuestas inmunitarias con las observadas en adultos jóvenes, dijo Moderna, pero no ha publicado un cronograma del estudio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto