septiembre 22, 2023
22.2 C
Havana

Llegó el “momento de la verdad” para Díaz-Canel y el Parlamento cubano

Foto: Cuba Noticias 360

Texto: Hugo León

Tan vaga importancia despiertan en Cuba las elecciones presidenciales que hoy, día de Sesión Constitutiva del Parlamento cubano, momento más importante en la elección de los principales cargos del país, el tema parece estar principalmente en la agenda mediática, porque en las calles casi nadie, o nadie, habla de eso.

A quienes no les suene el término “Sesión Constitutiva” de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), recordarles que hoy quedará constituida la X Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, compuesta por los 470 diputados ratificados en marzo pasado tras las votaciones en los barrios en medio de una elevada abstención.

Luego de esto, llegará el momento de la verdad, el minuto cero para las máximas autoridades del país, porque una vez empoderada la Legislatura de entre sus diputados se elegirán el Presidente, Vicepresidente, Secretario y demás integrantes del Consejo de Estado, así como el Presidente y el Vicepresidente de la República.

¿Pueden esperarse cambios en la presidencia del Parlamento?

La reunión de la ANPP comenzó hoy a las 9:00 am, aunque desde un par de horas antes el bombardeo de información de los medios estatales irrumpió en las redes.

La elección de los máximos cargos del Parlamento tiene cierta connotación singular esta vez: Esteban Lazo, su actual presidente, tiene 79 años y aunque no existen especulaciones sobre su estado de salud, lleva en el cargo desde 2013 y últimamente se le ha visto menos activo en su labor.

¿Habrá llegado el momento de Homero Acosta u otra figura? Homero, actual secretario de la Asamblea Nacional y del Consejo de Estado, fue la figura clave de la reforma constitucional y desde el mandato anterior se especulaba que pudiera ser él el sucesor de Lazo.

Si le corresponde a él o a otra persona renovar el cargo de la presidencia o si Lazo permanece en la misma tiene gran importancia: la dirección de la ANPP es clave pues su presidente tiene la potestad de iniciar cualquier proceso de revocación presidencial, según la ley cubana.

El segundo “día cero” para el presidente Díaz-Canel 

Hoy el mandatario cubano Miguel Díaz-Canel tiene una jornada larga por delante. Han pasado cinco años desde que fue elegido Presidente de la República y ahora su cargo está en juego. 

Aunque en las calles no se hable mucho de la reunión de hoy en el Palacio de Convenciones de La Habana porque las personas han entendido que en la práctica las elecciones no cambian la vida de la gente ni lo que ocurre en el país, para los máximos decisores de la nación este sí es un día complejo.

Cabe destacar que pase lo que pase con el cargo de la presidencia, Díaz-Canel seguiría siendo todavía el primer secretario del Comité Central del PCC, o sea, la máxima figura política de Cuba y, a decir de la Constitución, el principal dirigente del país.

Que coincidan los cargos de Presidente y de primer secretario del PCC hace que no exista división real de poderes en la nación y le da un gran respiro al mandatario, aunque haya reconocido sentir una “enorme insatisfacción” con su gestión.

Quien quiera juzgar la gestión del gobierno actual tiene en las calles de Cuba y en las estadísticas económicas y sociales las herramientas para el estudio. Baste mencionar temas sensibles como la inflación imparable, la escasez en casi todos los ámbitos, los apagones en todo el país, una política de unificación monetaria que no ha aportado beneficio alguno a la población y hasta las manifestaciones antigubernamentales más grandes desde 1959, y todo eso en cinco años.

Durante su discurso de clausura del Período Ordinario de Sesiones de la ANPP previo, expresó sentirse insatisfecho “por no haber sido capaz de lograr, desde la conducción del país, los resultados que necesita el pueblo cubano para alcanzar la anhelada prosperidad”.

Esto, que en otro país pudiera significar un cambio de mandatario, aquí es de dudar que tenga connotación más allá del propio discurso. Quienes han estudiado el tema de la política interna cubana coinciden en que sólo si existen fricciones entre la máxima dirección del Estado podrían esperarse cambios significativos.

La vieja guardia también está ahí y a diferencia de la mayoría de los diputados su poder no es meramente simbólico.

¿Y quién es esta vieja guardia? Raúl Castro Ruz, Ramiro Valdés Menéndez y José Ramón Machado Ventura la encabezan y llegan hoy a su décima legislatura. Los tres son diputados desde el primer día en que se conformó la ANPP, en 1976.

Están también Guillermo García Frías y el propio Esteban Lazo, ambos con nueve legislaturas en su haber y cierran la vieja guardia otras importantes autoridades cubanas como Ramón Espinosa Martín, actual viceministro primero de las FAR, José Luis Toledo Santander, Ramón Pardo Guerra y Álvaro López Miera, todos con un mínimo de cuatro legislaturas.

Lo que suceda hoy en la Asamblea tal vez cambie poco lo que pase en las calles de Cuba pero algo dejará claro: si con tantos problemas no cambia nada ni nadie en la máxima dirección del país, no hay por qué esperar ni cinco años mejores, ni las disculpas de quienes lo han hecho o lo hagan mal en el lustro por venir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here