agosto 16, 2022
22.2 C
Havana

¿Por qué usar Signal y no Telegram (y menos WhatsApp)?

Texto: ALberto C. Toppin

Desde que en enero de este año WhatsApp anunció cambios en su política de privacidad de datos, el tema de qué hacen las aplicaciones de mensajería instantánea con nuestros datos se ha avivado enormemente. Incluso, la situación tomó un giro inesperado para muchos: en los días cercanos al anuncio, las descargas y la cantidad de nuevos usuarios en Signal —la aplicación que prometía mayor seguridad y privacidad en ese entonces— fue de millones.

Este volumen tan llamativo se ha mantenido durante el mes de abril. Según Sensor Tower —una firma de análisis estadístico de aplicaciones—, en el mes de abril Signal se descargó 1 millón de veces para dispositivos de Apple y cerca de 2 millones para teléfonos y tabletas con sistema operativo Android. Todo ello a pesar de que WhatsApp prometió que, una vez entrada en vigor la nueva política de privacidad —el pasado 15 de mayo—, continuaría sin tener acceso a los mensajes de los usuarios y sus llamadas.

Actualmente, WhatsApp carece de la confiabilidad que tenía en sus inicios. Y Telegram es más segura, pero no del todo. Signal es superior ambas. Te explicamos por qué.

1- Acceso a la información personal

Según la tienda de aplicaciones de Apple, WhatsApp recopila cerca de 9 categorías de información y las asocia a nuestro perfil: las compras realizadas, la localización —según la dirección IP de nuestro dispositivo y por GPS—, los contactos guardados, los identificadores, los diagnósticos de funcionamiento, nuestra información financiera, la información de contacto —que puede tener la dirección personal del usuario—, contenido del usuario —fotos, archivos, videos— y el uso de datos móviles.

En el caso de Telegram, son menos las categorías de información personal a las que tiene acceso esta aplicación una vez que empezamos a utilizarla. Son 7: las compras realizadas —Telegram implementó recientemente una alternativa para realizar pagos en su plataforma—, localización, contactos, identificadores, información financiera, información de contacto y contenido del usuario. Según la política de privacidad de Telegram, estos datos solo se almacenan “para funcionar como un servicio de mensajería seguro y con muchas funciones”.

Signal es más drástico en cuanto a los datos que recopila. Según lo declarado por los creadores de la aplicación a la AppStore, esta aplicación solo guarda la información de contacto, específicamente el número telefónico de los usuarios. Tiene acceso a otro tipo de información, por ejemplo, los contactos (esencial para buscar quién es usuario de la app), la ubicación por GPS (para compartir la posición cuando el usuario lo requiera) y los archivos del dispositivo (fotos, videos, documentos y otros elementos guardados en nuestro teléfono o tablet).

2- Información compartida

Aunque se relacionan, no siempre es lo mismo la información recopilada que la compartida. Por ejemplo, WhatsApp ha declarado que nunca compartirá con Facebook y sus empresas asociadas la ubicación que compartimos en un chat haciendo uso del GPS. Aunque, si nos ponemos técnicos, no les hace falta: la dirección IP —esa que se nos asigna cada vez que estamos conectados— puede expresar en qué ciudad estamos, incluso el municipio.

Entre los datos que sí comparte WhatsApp con Facebook están la información de registro (es decir, el número telefónico), datos asociados a las transacciones financieras, información relacionada con el servicio, información sobre cómo se interactúa con las empresas, información de nuestro dispositivo móvil y la dirección IP. Por si no fuera poco, los creadores de la aplicación aclaran que el resto de los datos que declaran recolectar pueden ser compartidos también.

En cambio, Telegram y Signal no comparten ningún tipo de información personal de sus usuarios con terceras empresas. Así de simple.

3- Acceso desde una PC a archivos multimedia descargados

Otra de las flaquezas de WhatsApp es cuán vulnerable es a la hora de proteger la multimedia que se comparte en los chats. Cuando se envía o recibe un archivo, un audio, imagen o foto, estos se almacenan en la carpeta que la aplicación genera al ser instalada en los dispositivos Android. Si esta carpeta se copia a una PC, con solo poner un punto (.) en el buscador de Windows, se listan todas las subcarpetas y los archivos allí guardados.

Si se copia la carpeta de WhatsApp en una PC, basta con poner un punto (.) en el buscador de Windows y aparecerán todos los audios, videos, fotos y archivos enviados y recibidos. Lo mismo ocurre con Telegram.

Algo similar ocurre con Telegram: todos los archivos multimedia se guardan en la carpeta de la aplicación. Sin embargo, los elementos compartidos a través de los chats secretos no corren la misma suerte. Según la política de privacidad de esta aplicación, las fotos, videos o archivos se cifran de manera doble y se guardan en los servidores de Telegram. Las encriptaciones hacen que no pueda saberse a qué chat en particular pertenecen.

En cuanto a Signal, desde Cuba Noticias 360 accedimos a la carpeta de la aplicación una vez que enviamos un audio, una foto y un archivo comprimido, y verificamos que en ella no se guardaron estos contenidos. Es decir, si usas Signal con regularidad, es casi seguro que nadie podrá ver qué compartiste o te enviaron por allí, ni siquiera accediendo a la carpeta de la app. ¡Altamente recomendada!

Actualización:

Desde Cuba Noticias 360 fuimos contactados por el equipo de Telegram vía correo electrónico. En el mensaje, se acotó que la aplicación Telegram Desktop (es decir, la variante de Telegram para PC) solo guarda los elementos multimedia sin seguridad a petición del usuario. Por defecto, cuando se reciben audios, videos y fotos, Telegram Desktop almacena estos archivos de manera cifrada en una carpeta, por lo que el acceso a esos elementos no es tan sencillo como ocurre con la variante de Telegram para Android.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto