diciembre 1, 2022
24.2 C
Havana

¿Qué sucede con el suelo de la Base de Supertanqueros de Matanzas?

Foto: Irene Pérez

Texto: Redacción Cuba Noticias 360


A más de una semana de extinguido el fuego en la Base de Supertanqueros en la provincia de Matanzas, varios grupos de trabajos inician una labor de saneamiento y restauración de lo que no fue consumido por las llamas del siniestro.

Actualmente la mayor muestra de peligro se encuentra en el suelo de la base donde el petróleo quedó disperso.

Según los informes de un grupo de trabajo, presentados a las autoridades cubanas, los especialistas trabajan en las estrategias de “biorremediación” que se aplicarán, así como en la deposición de los desechos peligrosos que se derivan de las acciones de recuperación.

El periódico matancero Girón reportaba que durante el fin de semana pasado fueron extraídas más de 240 toneladas de acero, a razón de cuatro o cinco rastras diarias.

Los trabajadores en la zona estiman que el monto total debe rondar las 3 000 o 3 500 toneladas. Para estas operaciones se ha debido emplear equipos secos como los de oxicortes, las cizallas hidráulicas, pues con el suelo contaminado del petróleo es extremadamente peligroso emplear oxígeno y acetileno para desmantelar las tuberías y los tanques.

La recogida de escombros va aparejada con la sustitución de tuberías y ensamblajes de las mismas, según los funcionarios reportaron al órgano de prensa provincial.

Todas estas actividades se realizan de igual forma en las áreas afectadas excepto en la perteneciente al primer tanque incendiado.

En dicha zona se realiza un saneamiento diferente, en el cual los operarios rellenan con tierra de las áreas aledañas el petróleo allí derramado, para luego extraer la mezcla y llevarla hacia un repositorio un poco distante, que no precisa el medio de prensa.

Las autoridades de la zona aspiran a terminar estas acciones de saneamiento con vistas a poder reconstruir las instalaciones devastadas por el fuego, como es el caso del laboratorio de análisis de productos químicos. Asimismo, intentarán recobrar la capacidad de almacenaje de 200 000 metros cúbicos perdida con el siniestro.

Esta última cifra es la segunda mayor consecuencia, luego de las lamentables pérdidas humanas, que ha dejado el incendio a la ya debilitada economía nacional de la Isla caribeña, donde su mayor incidencia recae en la crisis energética que hoy padecen los ciudadanos cubanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here