febrero 25, 2024
16.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

¡En Cuba recibirán 500 CUP de Saldo Principal, 25 GB y WhatsApp Ilimitado!

Recargar ahora

Un juicio, 6 médicos sentenciados y la presunta mala praxis en un hospital de Bayamo

Foto: Cuba Noticias 360

Texto: Jorge Suñol

Hace exactamente 6 días, el médico cubano radicado en Estados Unidos y Manager del Observatorio Cubano de Salud, Alexander Jesús Figueredo Izaguirre, denunciaba en su perfil de Facebook un juicio a 6 cirujanos del hospital Carlos Manuel de Céspedes, en Bayamo. A estos médicos, se les acusa de una mala praxis en el tratamiento de un paciente que llegó a este centro médico, afectado por un accidente en su moto, quien luego de varios análisis e intervención quirúrgica, falleció.

Los sentenciados, por su parte, exponen con pruebas contundentes que el hospital no tenía los insumos necesarios para poder tratar al paciente con lo requerido. Y “tuvieron que hacer magia” para salvarlo. Desafortunadamente, no pudieron.

Este es un hecho que ocurrió hace casi dos años, por el cual los médicos implicados ya habían tenido una sanción administrativa, a la que, mínimo, le sucedió una suspensión de 6 meses sin poder trabajar en dicho hospital. A algunos los enviaron para Cuerpos de Guardias en policlínicos.

Sin muchas explicaciones, 3 meses después del incidente, los reunieron a todos, los obligaron a firmar, y le dijeron, tanto desde la Fiscalía como desde la directiva de Salud Pública, “que todo quedaría así”, según ellos mismos alegan.

Sin embargo, por alguna razón, el caso ha salido nuevamente a la luz pública.  El apoyo de la comunidad médica cubana, dentro y fuera de la Isla, ha sido apoteósico. La sentencia preliminar fue de dos años de privación de libertad para cinco de ellos, y tres años, para uno. Habrá que esperar unos 15 días para conocer el dictamen final.

Mientras tanto, el gobierno dice…

Sucede un debate sobre la crítica situación del sistema de salud en Cuba y la responsabilidad de los médicos cubanos en casos de negligencia médica. Cientos de galenos denuncian el hecho, incluso, pacientes agradecidos, atendidos por los propios doctores sancionados; pero se trata de un asunto sumamente complejo.

Se ha anunciado una visita del ministro de Salud a ese hospital. Y como visita gubernamental, se busca “debajo de la tierra” lo que no hay. Justo en la madrugada de hoy, hora rara para publicar notas oficiales, expone la primera declaración de la Dirección Provincial de Salud en Granma:

Durante los días 21 y 22 de noviembre del presente año se realizó juicio oral y público en el Tribunal Provincial Popular de Granma a seis profesionales del Hospital General Carlos Manuel de Céspedes, por presunta responsabilidad penal relacionada con la atención médica a un paciente de 23 años de edad, que resultó politraumatizado en accidente de tránsito ocurrido en el año 2021.

El proceso responde a una denuncia familiar y la vista se realizó tras llevar a cabo las investigaciones correspondientes, razón por la cual llegó ahora a la instancia judicial.

‼️Los profesionales se encuentran en libertad y no han sido inhabilitados del ejercicio de la profesión‼️ El proceso penal se encuentra pendiente de sentencia que dicte el Tribunal Provincial como resultado de la valoración de la prueba practicada en el juicio; la que una vez notificada, puede ser recurrida por las partes ante el Tribunal Supremo Popular.

El proceso se ha desarrollado con apego a las garantías establecidas en las leyes y otras disposiciones normativas.

Estos hechos han generado preocupación en parte del personal de la salud y en nuestro pueblo, los que han sido distorsionados por personas que carecen de información objetiva sobre el caso”.

4 de los 6 médicos sancionados.

Otro mensaje circulado y compartido en redes sociales desde voces gubernamentales es este: “Nuestros compañeros no están presos, ellos no tienen sentencia todavía, lo que fiscalía pide no es lo mismo que lo que el juez dictamine, los que han podido estar en el juicio, han tenido la posibilidad de conocer todo el proceso que para nada es amañado.

Tienen buenos abogados que fueron contratados por ellos mismos y el hospital asignó 3 peritos para esclarecer los hechos, que son la Dra Daimí Ricardo, Cirujana; el Dr Pelegrino, radiólogo, y una Dra. de Medicina Legal, los cuales ayudaron a esclarecer los detalles que los peritos de Manzanillo dictaminaron, que en el juicio se retractaron. Quiere decir, que las pruebas han sido rebatidas. Dentro de 15 días hábiles es que se dará la sentencia. Ellos si están siendo defendidos por todas las partes que legalmente están establecidas. Esperamos que el dictamen final sea justo”.

La noticia desde medios no estatales

El caso de los doctores: Rafael José Sánchez Vazquez, Yoandra Quesada Labrada, Ristian Solano, Elizabeth Silvera, William Pérez Ramírez y Henrry Rosales Pompa ha ocupado un espacio importante en titulares y notas de prensa de medios independientes.  

El periodista Ernesto Morales, por ejemplo, pudo acceder a dos testimonios que esclarecieron los hechos. Yoandra Quesada, de las cirujanas sancionadas, explicó con detalles cómo procedió con el paciente y la carencia de insumos a la hora de la intervención quirúrgica.

El 17 de diciembre del 2021 era un día normal. Yoandra estaba entonces en tercer año de la especialidad, junto a William (Pérez Ramírez, otros de los sancionados). Sobre las doce del mediodía le comunican que hay una emergencia. El paciente implicado había llegado horas antes al hospital, pero ella desconocía el caso, no así el Dr. William, que había tratado con él sobre las nueve de la mañana.

Según este testimonio, el paciente entró al hospital caminando y acompañado, incluso, comunicativo y orientado. Cuando la Dra. Yoandra se encontró con él, ya lo estaban examinando. El Dr. Ristian Solano, jefe de la estancia esa mañana, le pregunta qué le había sucedido y él respondió que se había caído de su moto.  “Claramente, él no quería que se supiera otra cosa, porque la policía iba a controlar el hecho del accidente.  Iban a haber imputaciones diferentes sobre él, dígase quitarle la licencia…”, explica esta fuente.

Cuando la doctora entró al salón, al ver el paciente de 23 años, recordó a su hijo, que tenía la misma edad.  “Yo veo a mis hijos en él, me volví como loca.  ¿Qué te pasó mi amor?, le digo, y responde: Tuve un accidente”. El paciente, orientado y con toda su hemodinamia correcta, comienza a contarle con miedo lo que le pasó. Iba a más de 100 kilómetros por hora en su moto. Siento que algo me corre por dentro. Yoandra, con esperanzas, le dice que no se preocupe, “que de esto vamos a salir”.

Sin embargo, la cirujana junto a los otros especialistas en el quirófano, alegan que chocaron con la realidad del Sistema de Salud Pública Cubana: la escasez de casi todo. “No había aspiración, no servía. No teníamos sonda vesical para ponerle. El paciente se estaba quejando que no podía orinar. No había Levin, indispensable para la operación en la cavidad, porque íbamos directamente a buscar en el vaso. Pensábamos que era una ruptura en un segundo tiempo, o sea, él no llega con una ruptura esplénica inicialmente, eso lo sabemos todos. Por eso conserva la hemodinamia todo el tiempo”.

“Conseguimos un Levin. La sutura no la buscó ningún familiar. Toda la sutura se la puse yo, porque el salón, el hospital, el resto administrativo, ninguno tenía de nada. En el hospital no hay cara, en el hospital no hay corazón, en el hospital no hay disciplina humanitaria porque a nadie le importa nada. Yo no tengo palabras para describirlo”.

Cuando se reintervino el caso antes de las 24 horas de la primera operación, al paciente se le detecta un desgarro gástrico, por lo que “no se le aspira adecuadamente el abdomen porque la aspiradora es deficiente, se secó, dígase que se lavó la cavidad abdominal anteriormente y todo fue a compresas, el secado no es el mismo, lo sabemos”.

“Los fiscales de aquí no saben nada, ni tampoco buscan a un médico experto que se le siente de frente y ayude o apoye. El 98 % de las pancreatitis postraumáticas fallecen. Entonces, no podemos estar esperando, indistintamente de todas las lesiones, politraumas incompatibles con la vida, se te gocen, porque tú no estás hablando con cualquier médico, tú estás hablando con un cirujano, que tiene una formación, que tiene un nivel intelectual alto, lo hacemos todo, porque somos un compendio”.  

La Dra explica que no solo son dos años de privación, a esto le sumamos, una vez cumplida la sentencia, a que deben esperar dos años inhabilitados de su título como médicos. Termina diciendo que: “El servicio de cirugía no tiene cirujanos ya, todo el mundo se quiere ir y no tienes médico en medicina interna y no tienes otorrino, no tienes a nadie. Nadie ve eso y cómo son capaces de imputarte impericia, mal acción, acción negligente, qué saben ellos de eso, cómo se llenan el corazón de valor para hacernos eso”.

“Se nos trató como a delincuentes”

La Doctora Yusimí Mojena ya no vive en Cuba, ni tampoco figura dentro de los sentenciados, aunque fue la primera que atendió al paciente al llegar al hospital. Confirma, en varias publicaciones en Facebook, así como en entrevistas con el periodista Ernesto Morales, sobre la situación que presentaba el hospital en aquel momento.

“No existía ningún camillero para poder llevar al paciente a realizarse los exámenes y eso es algo que pasa normal en ese hospital y todos sus dirigentes conocen”.

No había, tampoco, Rayos X.  “El ultrasonido estuvo presentando problemas y sus imágenes eran de baja calidad, casi nula. El tomógrafo estaba roto y faltaban reactivos para exámenes de sangre”.

Mojena explica que una vez que se reexamina al paciente, se decidió, por sus signos vitales estables, que su examen físico era negativo. Por eso se envió, primeramente, a la Sala Polivalente, “haciéndole saber a su familiar que no había nada de insumos, ni recursos”.

“Pasé a redactar un documento firmado por el Dr. Ristian con los datos del paciente. Su situación y con todo lo que no había en ese momento, a quién habíamos llamado e informado de la situación. Documento que, muy convenientemente, desapareció de la historia clínica”.

La doctora continúa: “Solo un idiota pensaría que un médico va a trabajar con la intención de matar a alguien. Solo alguien sin conocimientos de medicina piensa que una cirugía no puede salir algo mal, que el mismo paciente no está al borde de la muerte por probabilidad estadística desde que llega a un hospital”.

“El proceso que se realizó en contra nuestro estuvo todo el tiempo regido por irregularidades, se nos trató como a delincuentes. Se nos impuso una sanción administrativa sin saber nada, fuimos reunidos a los 3 meses del caso para informarnos las sanciones sin decirnos nada, solo con el vicedirector quirúrgico, el Dr Fuentes, quien no sabía ni por dónde empezar, pues la vergüenza no lo dejaba levantar la cabeza al decirnos las sanciones y ver nuestra reacción”.  A pesar de que pidieron la asistencia del director del hospital, Adonis Frómeta Guerra, este jamás dio la cara.

Una causa, cientos de gritos

Después de conocido el caso, y la sentencia preliminar, cientos de galenos han salido a apoyar a estos 6 doctores, piden justicia. Fue el Dr. Aldo Luis Zamora Varona, del servicio de Urología del mismo hospital Carlos Manuel de Céspedes, uno de los que más intentó desde su perspectiva poner los puntos sobre las íes.

“Desde mis inicios en esta institución, jamás he vivido tantas carencias de insumos para realizar cualquier operación; hoy el Ministerio de Justicia de nuestra provincia ha cometido una injusticia contra esos médicos, los cuales no han tenido en ningún momento respaldo alguno, ni el más mínimo de parte de las autoridades de salud del ministerio provincial, más bien estos han contribuido a la injusta sanción contra estos profesionales; un día no muy lejano, ellos ; esos que dicen ser nuestros dirigentes ( las pagarán), no han sido capaces de bajar sus cabezas y reconocer que los verdaderos culpables son ( el gobierno cubano, el gobierno provincial, la Dirección Provincial de Salud, entre otros), que han permitido que, nosotros, los profesionales de la salud trabajemos en las peores condiciones nunca vistas ni en el país más pobre del mundo”.

Otro de las declaraciones más comentadas fue la del Dr. Esequiel Hernández Almeida, médico internista, con más de 34 años de experiencia en el Hospital Celia Sánchez Manduley, de Manzanillo:

“Me OPONGO a ese juicio y a esa condena, los médicos no somos criminales, los errores médicos no son delitos, sé todos los pormenores de la actuación de esos profesionales y yo (como varios de mis colegas) hubiéramos hecho lo mismo. Es imposible que 6 médicos y todo un servicio (como sé que evaluaron el caso) se equivoque, allí tengo grandes amigos, colegas que admiro y a los que les envío casos y sé de su altura ética y profesional.

Los médicos trabajamos con conocimientos imperfectos, con equipos que nunca dan una conclusión definitiva, con carencias de todo tipo (en este caso fueron muchas y vitales) y esos colegas NO SE EQUIVOCARON, no cometieron delito, no merecen ser juzgados y mucho menos condenados. Si alguien quiere discutir conmigo los pormenores de su actuación estoy dispuesto a discutirlo, con quien sea….y no soy cirujano”, escribió.

En el marco de la ley

El Ministerio de Salud Pública de Cuba, en 2019, actualizó su marco jurídico. Fue entonces cuando estableció su Resolución 458, para regular la metodología en la evaluación de la responsabilidad penal médica vinculada a los procesos penales. En esta se exige: “la obligación que tienen los profesionales de la Salud de responder ante los órganos judiciales por los daños ocasionados durante el ejercicio de la profesión”.

Sin embargo, para el académico y abogado cubano Dr. Yan Vera Toste, la negligencia médica resulta una cuestión difícil de enfrentar para los operadores jurídicos.

“Su estrecha vinculación con la dogmática penal, y concretamente con los delitos imprudentes y el establecimiento del nexo causal ante la violación del deber objetivo de cuidado y el resultado que se produce hace de su valoración y determinación un aspecto complejo. A lo anterior se le suma el aspecto ético, que presenta dos aristas: por un lado, la víctima, y por el otro, un personal de la salud que ha dedicado su vida entera a salvar vidas”, describe en el artículo La negligencia médica y la responsabilidad jurídico-penal.

Por su parte, Eloy Viera Cañive, coordinador de El Toque Jurídico, y también abogado, expuso que este caso expone dos disyuntivas fundamentales. La primera, continuar ofreciendo servicios sin recursos y cumplir con ese juramento que hace cada médico al finalizar su carrera o la segunda, negarse a prestar servicio sin condiciones.

Por supuesto, la primera, trae consecuencias. “Prestar servicios sin los recursos que el Estado debe proveer, pues da lugar a que ese propio Estado tome sanciones penales”, dice. “El personal de salud cubano hoy no solo se expone a sanciones de este tipo, se expone a la posibilidad de ser revocada su licencia, a la posibilidad de no poder practicar medicina en cualquier lugar del mundo, empezando por Cuba”.

Cuando vivíamos una de nuestras mayores crisis sanitarias, cuando los hospitales en Cuba sufrían un colapso por los cientos de casos con COVID-19, el propio primer ministro cubano Manuel Marrero Cruz, responsabilizaba, exclusivamente, a los profesionales del sector de no hacer correctamente su trabajo: “Cuando usted suma la falta de medicinas, es inferior a la cantidad de quejas y denuncias por el maltrato, por la dejadez, porque no me visitan, es increíble eso”, apuntó.

El caso de los médicos sentenciados en Bayamo remarca, y visibiliza aún más, la crisis que hoy enfrenta la Salud Pública en Cuba, así como el triste panorama con el que chocan los profesionales del sector en hospitales y otros centros de atención médica.

8 COMENTARIOS

  1. No soy medico pero tampoco estoy de acuerdo con lo que quieren hacer con ellos son medicos seres humanos no robox magos para hacer magia no hay recursos en los hospitales para nada

  2. No hay que estar en el lugar de los hechos ni tener toda la información sobre el caso para saber lo que todo cubano sabe sobre la falta de medicamentos e insumos que se necesitan para operar a un paciente accidentado en un hospital de nuestro país, por lo que considero más que injusta las sanciones a quienes tienen que hacer magia para salvar un paciente.

  3. no estoy de acuerdo con esa sanción soy profesional de la salud y estamos viviendo desde hace tiempo la peor crisis en el sector de la salud y esos profesionales solo querían salvar la vida del muchacho pero sin recurso sin insumo médico de verdad no podemos salvar a nadie, justicia y libertad plena para esos 6 héroes de la salud…

  4. Yo soy médico y no estoy de acuerdo con la sanción a mis colegas. Ya basta la cadena no se puede seguir rompiendo por los eslabones más débiles. Los verdaderos culpables deben ser sentenciados, vivo en la Habana y veo cómo es su nivel de vida. Justicia

  5. Soy enfermera, es realmente muy triste todo esto q está sucediendo,estoy en total desacuerdo con la sanción de los médicos , el personal de salud no es mago,y no es un secreto q el sector de la salud está en medio de una terrible crisis de escasez de insumos q son indispensables para brindar un servicio de buena calidad , estamos para salvar vidas , otra decepción más q tenemos el personal de salud con todo esto q está sucediendo , justicia para nuestros médicos

  6. no soy médico pero he vivido en carne propia la carencia d materiales con que están trabajando mi familia ha tenido que llevar desde sondas asta trocal porq el desabastecimiento ya es demaciado .y eso no es culpa d ellos .a quienes tienen que juzgar es a los responsables d las condiciones pésimas que estamos viviendo .creo que un médico puede equivocarse pero un equipo completo ya eso es muy difícil. primero habría que ver quien es el fallecido .porq a diario mueren y se han puesto quejas y nada ha sucedido .y luego empezar desde arriba a buscar culpables. es muy fácil romper la soga por el lado más débil. es injusto y abusivo juzgar a los que realmente están dando todo sin tener con que. solo lograrán con esta injusticia sumar más decepción. más d la que tenemos todos

  7. No estoy de acuerdo con la sanción de esos médicos todos sabemos la falta de insumo y medicamentos que carece nuestro país, el paciente debía de hablar a tiempo cuando la doctora le preguntaba, para proceder de inmediato.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí