diciembre 5, 2021
29.2 C
Havana

Alec Baldwin desata una vieja maldición hollywoodense

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

El actor estadounidense Alec Baldwin se ha visto envuelto en una tragedia este jueves 21 de octubre, cuando al filmar una escena de su próximo western Rust ha matado accidentalmente a la directora de fotografía de la cinta, Halyna Hutchins, y a su vez ha resultado herido el director del filme Joel Souza.

Baldwin, quien es productor y protagonista de la película, disparó la pistola de fogueo, y terminó hiriendo mortalmente a Hutchins y hospitalizando a Souza, que ya ha sido dado de alta.

Con este siniestro, el filme se suma a la lista de películas que pasarán a la historia no solo por su éxito con los públicos, sino por fatales accidentes de miembros de sus equipos. Tal es el caso de la muerte del actor Jon-Erik Hexum, quien falleció mientras filmaba un capítulo de la serie Cover Up (1984) donde sostenía un arma para simular el juego de la ruleta rusa.

Diez años después, el actor Brandon Lee, fue accidentalmente asesinado por otro actor, Michael Massee, en una escena de tiroteo en la película El cuervo (1994). En este caso la escena quedó magistralmente grabada y solo se percataron de la muerte de Brandon, luego de que el director pronunciara “corte” y el joven actor cayera al suelo mortalmente herido.

A propósito del nuevo incidente, la familia de Brandon Lee publicó una declaración a través de la red social Twitter. “Nuestros corazones están con la familia de Halyna Hutchins y con Joel Souza y todos los involucrados en el accidente en Rust. Nadie debería morir nunca con un arma de fuego en un set de filmación. Punto”, expresaron a raíz del trágico accidente en el filme protagonizado por Baldwin.

En esta lista mortal se incluyen también siniestros con helicópteros en escenas de combate. Tal es el caso del camarógrafo aéreo Art Scholl quien murió durante la filmación de Top Gun (1985). Scholl tripulaba un avión Pitts S-2 con una cámara montada en el mismo. El especialista debía dar una vuelta completa, pero durante la acrobacia no pudo mantener la altitud del avión y se estrelló en el océano Pacífico, cerca de California. La aeronave nunca fue encontrada.

Pero si de aviones se refiere, el caso más tristemente célebre ocurrió unos años antes durante el filme Twilight Zone: The Movie (1982). En el mismo fallecieron el actor Vic Morrow y dos niños de seis y siete años, cuando un helicóptero de acrobacias perdió el control y se estrelló sobre ellos. Este fatal accidente provocó cambios más estrictos en las regulaciones legales a la hora de filmar con menores de edad, pues las que estaban establecidas habían sido violadas por el crew de la película, así como aceleró el uso de efectos especiales siempre que fuera posible.

En el caso de los disparos con armas de fuego, los directores y actores se decantan por “la realidad” de las armas con balas de fogueo, pues para los efectos de sonidos nunca es igual, y la adrenalina que confiesan sentir los actores al disparar el arma los ayuda a una actuación más creíble.

Las superproducciones fílmicas, especialmente las hollywoodenses, son ecosistemas en sí mismo, algunas pueden tener la figura del armero, que se encarga solamente de las armas que se utilizarán en las películas, pero estos casos son minorías, pues en la mayoría de las producciones el personal de utilería se encarga tanto de las armas como del decorado del set, por lo que hace que un tema tan delicado como el manejo y mantenimiento de las armas en ocasiones quede en la misma lista de tareas de cortar una tela o mover un objeto para la siguiente escena.

En ese sentido fuentes citadas por el diario Los Ángeles Times, informaron que media docena de asistentes y operadores de cámara de la película producida por Baldwin, dimitieron en bloque el día del fatal accidente, ya que en las jornadas previas hubo problemas con esa misma arma, que en su opinión no estaba correctamente supervisada.

Tres empleados sin identificar narraron a Los Ángeles Times que un grupo de técnicos se quejó porque había “una falta de medidas de seguridad muy seria” en el plató.

Las protestas llegaron a tal punto que seis horas antes del incidente, hasta media docena de operadores de cámara abandonaron el estudio y fueron reemplazados por personal que no estaba adscrito a ningún sindicato profesional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × uno =

Último minuto