junio 13, 2024
26.2 C
Havana

¡La Recarga 12X más barata aCuba! 😍

Del 10 de junio al 16 de junio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal!

Recargar ahora

Contra el olvido: la famosa cajita de cumpleaños

Foto: El rápido pizza | Instagram

Texto: Hugo León

Los cubanos de varias generaciones tienen muchísimos recuerdos que atesorar pues tan ricas son las tradiciones de su país que, aunque algunas se vayan perdiendo, seguirán en su memoria y en su idiosincrasia donde quiera que vayan. Un ejemplo de esto es la famosa cajita de cumpleaños, imprescindible en las celebraciones de los cubanos.

¿Y cómo no van a ser famosas si esas cajitas resumían lo que era la mismísima felicidad sobre la tierra? 

Dos croquetas calentitas, un crujiente pastelito de guayaba o una tortica cubana – e incluso ambas, una ración de cake, algún chupa-chupa y/o caramelos, un pan con pasta de bocadito y ensalada fría… la vida misma para los niños cubanos, y para los no tan niños igualmente, porque bien que los adultos también “cogían cajita”.

No se sabe si habrá sido por la facilidad de no tener que fregar platos o para cuidar que estos se rompan, pero en algún momento las cajitas aparecieron en toda Cuba y nunca más se sirvió la comida de los cumpleaños en platos ni fuentes.

Otros han dicho a este periodista que lo que para nosotros es sinónimo de gloria, surgió por necesidad. “La cajita te permitía racionar lo que tenías para brindar a los muchachos”, comentó a este medio un cincuentón padre de dos hijos a los que tuvo que hacerles decenas de cumpleaños.

“No es lo mismo, por ejemplo, llenar dos fuentes de 200 croquetas cada una y ponerlas en una mesa para que la gente se sirva a su antojo, a hacer o comprar 100 croquetas y repartirlas en 50 cajitas para que todos coman algo”, señaló.

Su versión del asunto es interesante pues se aparta de lo idílico y muestra lo que era en realidad la cajita de cumpleaños: un motivo de alegría para los niños, y un alivio para los padres.

Era también un mérito “coger el doble” y al cubano, incluso en pleno período especial o pasado lo peor de este, no pudieron cambiarle su facilidad para compartir, así que las cajitas de cumpleaños eran también para los profesores y niños de otras aulas si se festejaba el “motivito” en la escuela, o para los padres de los invitados a la fiesta.

¡Todo el barrio cogía cajita!

Hay cosas de Cuba que tardaremos en olvidar. Lo mejor es que, incluso si ya no es tan común encontrar las famosas cajitas y los negocios en otros países se empeñan en vendérnosla como “catering”, cubano que se respete sabe que la felicidad, en su infancia, tenía forma de bicicleta, de carriolas, papalotes, guarapo y cajitas de cumpleaños.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí