diciembre 9, 2022
22.9 C
Havana

Cuba en el sueño del mundial

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Los cubanos vibran por el fútbol desde hace años. Tanto es así que el deporte más seguido del mundo ha superado al béisbol en cantidad de seguidores en la isla. O sea, en Cuba se vive una auténtica fiebre del fútbol entre los jóvenes que siguen las incidencias del FC Barcelona o el Real Madrid como si les fuera la vida en ello, como tantos otros fans.

Con el recién inaugurado Mundial de Qatar la temperatura futbolera alcanza cotas de furor. La Copa llega para los cubanos en uno de los momentos de mayor crisis económica y social que se recuerde en el país. Funciona como una salida a las inclemencias del tiempo cubano, pero sobre todo funciona para que cada uno de los fanáticos del fútbol hinchen por sus selecciones favoritas y se reúnan con una cerveza en mano para disfrutar los partidos de este magno evento deportivo, uno de los más importantes del planeta.

El mundial de Qatar posiblemente sea uno de los más polémicos de la historia. Se cuentan por cientos los inmigrantes que murieron en la construcción de los estadios que dan abrigo a las selecciones y al público, las denuncias de los derechos humanos por el régimen catarí, las discriminaciones a las mujeres y homosexuales, por solo citar algunos ejemplos del abuso de poder en ese país. Algunas figuras internacionales declinaron participar en la ceremonia de inauguración por esos motivos, otras han pedido que no se politice el evento. En cualquier caso, el mundial durará durante todo un mes, pero las críticas y las denuncias por su realización en Qatar seguirán por mucho más tiempo.

Cuba solo ha clasificado para un Mundial de fútbol. Fue en 1938 donde llegaron hasta cuartos de final y fueron vencidos 8 a 0 por Suecia. Durante años los cubanos han soñado con ver una selección nacional en la cita deportiva más importante del fútbol. Quizá ese sueño también avive los gritos que se escuchan cada cuatro años por los seguidores de Argentina, Brasil, Alemania, Italia. Los hinchas cubanos parece que dejan escapar el pulmón cuando gritan de alegría por los triunfos de sus selecciones favoritas. Como si estuvieran en las mismas gradas de cualquier estadio mundialista.

La fiebre del fútbol en Cuba no tiene nada que envidiarle a la energía de otros fanáticos en cualquier parte del mundo. El fútbol, aunque parezca una oda a la exageración, al desenfreno, ya casi es el deporte nacional en la isla; teniendo en cuenta la profunda depresión del béisbol, que se encuentra, por un prolongado momento, en un túnel donde no se ve la luz al fondo.

Los cubanos merecen soñar. Gritar y vivir a tope estos eventos futboleros que de alguna forma sirven para escapar de la dureza y que también sirven de aliento para los niños que salen a la calle con balones para jugar en terrenos improvisados y creerse por algunos minutos que son Messi o Ronaldo. O Maradona o Pelé. Quién sabe si de tanto soñar y darle goles al balón alguno sea el Messi del futuro. Y, de paso, cumpla el sueño de regresar a una selección cubana a las canchas de un mundial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here