febrero 1, 2023
25.2 C
Havana

Estados Unidos prohíbe importación de perros de Cuba para prevenir “rabia”

Texto: Darcy Borrero

Según un reporte de David Shepardson para la agencia Reuters, en Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaron el lunes último que suspenderán temporalmente, a partir del 14 de julio, la importación de perros de 113 países clasificados como de alto riesgo de rabia canina. Entre esos 113 países está Cuba.

La suspensión, dice la nota, se aplica a todos los perros, incluidos los cachorros, y los que viajaron fuera de los Estados Unidos y regresaron durante los últimos seis meses de países considerados “de alto riesgo”.

Los CDC calificaron la medida como “temporal” y “necesaria para garantizar la salud y seguridad de los perros importados a los Estados Unidos y para proteger la salud pública contra la reintroducción de la variante del virus de la rabia canina (rabia canina) en los Estados Unidos”.

Emily Pieracci, una oficial médica veterinaria de los CDC citada por Reuters esclareció que durante el último año marcado por la COVID-19, se ha experimentado un “aumento significativo en la cantidad de perros que se están importando y que presentan certificados de vacunación contra la rabia fraudulentos o falsificados”.

Además de Cuba, aparecen en la lista de 113 países de “alto riesgo” para importar animales a Estados Unidos los siguientes: Rusia, China, India, Brasil, Perú, Kenia, El Salvador, Guatemala, Bielorrusia, Afganistán, Arabia Saudita, Pakistán, Jordania, Ecuador, Malasia, Indonesia, Nigeria y Arabia Saudita.

Pieracci, de los CDC también dijo a la agencia de noticias que durante la pandemia de COVID-19 se suspendieron o cancelaron muchos programas de vacunación de perros en todo el mundo.

Hizo mención al número creciente de casos de rabia canina en Haití y Perú como resultado de los recortes de vacunación de perros. “Dado el impacto que COVID ha tenido en estos programas de vacunación en todo el mundo, no estamos realmente seguros de cómo será nuestro panorama de la rabia en el futuro”, dijo la experta.

En Cuba, los grupos de protección y bienestar animal han cobrado auge en los últimos años. Recientemente fue aprobado un Decreto Ley del Ministerio de la Agricultura que ofrece un marco regulatorio al tratamiento de los animales en la isla, y abarca desde las mascotas y su cualidad afectiva hasta los animales de uso científico y de trabajo de fuerza como suele ser en el transporte público de algunos poblados. En medio de ese contexto, conmocionó al mundo la campaña impulsada por Humane Society International (HSI), que se hizo viral en redes sociales con el hashtag #SaveRalph. El video protagonizado por un conejo llamado Ralph, explotado como animal de laboratorio para pruebas cosméticas, declara al final que “ningún animal debe sufrir y morir en nombre de la belleza”.

El esperado Decreto Ley de Bienestar Animal en Cuba establece en varios artículos las normas para el tratamiento de animales. En su artículo 5 hace constar que las personas naturales y jurídicas, propietarias, tenedoras y poseedoras de animales, deben satisfacer las necesidades básicas de los mismos, según su especie y categoría. Sin embargo, no dejó de ser polémico este marco legal, en tanto prohíbe el ejercicio privado de la medicina veterinaria en una nación donde escasean las clínicas estatales y pululan los animales callejeros, de los cuales terminan encargándose colectivos ciudadanos.


El CDC ha estimado con anterioridad a la medida preventiva de evitar ingresos de animales de 113 países que 1.06 millones de perros se importan a los Estados Unidos anualmente. Espera que la prohibición de las importaciones dure un año, y calcula que afectará a alrededor del 6% de los perros importados.

Un problema colateral surge de esto: “debido al impacto de COVID-19 en los horarios de vuelo, los perros a los que se les niega la entrada enfrentan tiempos de espera más largos para ser devueltos a su país de partida, lo que provoca enfermedades e incluso la muerte en algunos casos”, reconoció CDC.

Aun cuando la rabia canina se considera eliminada de los Estados Unidos desde 2007, esta sigue siendo frecuente en muchos países y mata a 59.000 personas anualmente en todo el mundo, dijo Reuters. Esas muertes se pueden prevenir si se vacunan antes de la aparición de los síntomas.
La agencia destaca que los perros en los Estados Unidos aún pueden infectarse con mapaches, zorrillos o murciélagos, pero no contraerán la rabia específica transmitida de un perro a otro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here