mayo 28, 2024
27.2 C
Havana

¡La Recarga SALDO 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 14 de mayo al 29 de mayo ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am!

Recargar ahora

La historia sin fin, un clásico que marcó la infancia de los cubanos

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Para quienes nacieron en la Cuba de los años 80 y 90, La historia sin fin venía a ser una película de culto que, como Voltus V o los primeros clásicos animados de Disney, estimuló la imaginación y los modos de ver la vida de varias generaciones. Cubavisión la programaba con insistencia, pero los niños de entonces descubrían siempre nuevas lecturas del mismo clásico.

Basada en el libro homónimo del escritor alemán Michael Ende, La historia sin fin se filmó hace exactamente 40 años y se estrenó en abril de 1984, en una coproducción entre Alemania Occidental y Estados Unidos.

Narra lo que sucede en dos planos: la realidad y Fantasía, el mundo que se describe en un libro que encuentra el personaje principal, Bastian. En el mundo fantástico, el protagonista es un joven guerrero llamado Atreyu, a quien la Emperatriz pide buscar la cura para la enfermedad que padece y que la está matando lentamente. Para el niño que lee, la historia se vuelve cada vez más real.

Este filme permitió al director Wolfgang Petersen entrar en Hollywood por la puerta ancha, aunque también fue considerado como un gran exponente del nuevo cine alemán. En su haber contó con éxitos de la crítica y la taquilla como La noche de los cristales rotos (1991), Air Force One (1997), La tormenta perfecta (2000) y Troya (2004), entre otros.

No obstante los elogios recibidos por La historia sin fin, el autor del libro detestó la versión cinematográfica porque la consideró demasiado comercial.

“Es un gigantesco melodrama a base de cursilería, peluche y plástico —dijo en aquel momento Ende—. Las esfinges son una de las mayores ridiculeces de la película. Son una especie de strippers de tetas grandes en pleno desierto”. Se enfureció tanto que pidió quitar su nombre de los créditos iniciales, aunque el triunfo del filme también disparó las ventas de la novela original.

Cuarenta años después, poco o nada se sabe de los niños que protagonizaron el filme y se convirtieron en rostros icónicos de la filmografía fantástica. Cuba Noticias 360 relata qué fue de la vida de quienes interpretaron a Bastian, Atreyu y la Emperatriz.

BASTIAN

Foto tomada de El Mundo

El jovencísimo Barret Oliver se convirtió en el pequeño que encontró el libro y comenzó a introducirse cada vez más en la historia. En 1990, Oliver se retiró de la actuación, luego de participar en películas como D.A.R.Y.L. (1985), Cocoon (1985) y Cocoon: The Return (1988).

Actualmente, trabaja como fotógrafo profesional en Los Ángeles y da clases de la especialidad. Expone en galerías de arte y ha escrito un libro sobre técnicas de fotografía, aunque no suele tomarse instantáneas propias y mantiene un perfil bajo, por completo desvinculado de la actuación, de acuerdo con los escasos reportes que sobre él se publican en la prensa.

ATREYU

El actor que encarnaba al guerrero era Noah Hathaway, un joven talento estadounidense de ascendencia mohicana, muy apropiada para el personaje de Atreyu.

Fue galardonado con el premio Saturn a la mejor actuación infantil por las emociones extremas que supo transmitir, fundamentalmente aquella escena emblemática en el pantano de la tristeza, que ha sido calificada como desgarradora.

En 1984 tenía 13 años y ya era toda una estrella gracias a la serie Galáctica. Después consiguió papeles en series como Family Ties y Call to Glory. En 1994 hizo su primera película como adulto en la cinta To Die, to Sleep y se retiró de la actuación.

Se había preparado como bailarín, pero una lesión le obligó a dejar la danza y lo cambió por las artes marciales.; de forma paralela comenzó a competir en carreras de motos y también trabajó en el diseño y la conducción de estos medios.

En 2012 volvió al mundo de la interpretación con personajes en películas de bajo presupuesto como Sushi Girl y Mondo Holocausto, y ha manifestado su interés de seguir actuando.

EMPERATRIZ

Foto tomada de 20 minutos

Este personaje fue el debut como actriz de Tami Stronach, nacida en Irán de padre escocés y madre israelí. Se la ha visto con bastante frecuencia en convenciones de cinéfilos, aunque nunca más actuando en la pantalla grande, pues sus padres decidieron retirarla del mundo del cine ante la posibilidad de que terminara mal, como otras estrellas adolescentes.

Como bailarina profesional, se unió al grupo de danza israelí Neta Dance Company, con sede en Estados Unidos, donde permanece en la actualidad. Está casada y tiene una hija, con quien ha visto recientemente La historia sin fin, ese clásico que ya casi no transmite la televisión cubana, pero que marcó a varias generaciones con una dosis de ilusión y fantasía que hoy no estaría de más.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí