febrero 5, 2023
30.2 C
Havana

La ley que pretende multiplicar las vacas en Cuba

Foto: Jorge Luis Borges

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

El parlamento cubano está a punto de aprobar una Ley de Fomento y Desarrollo de la Ganadería, que puede convertirse en un valioso instrumento para el rescate y desarrollo de la que ha sido considerada por los expertos como la actividad más estancada de todo el sistema de la Agricultura en el país.

La crisis de los años 90, ese parteaguas que marcó profundamente todos los ámbitos de la sociedad y la economía nacionales, también impactó en la ganadería insular, que ha vivido desde entonces al borde de la subsistencia a pesar de los numerosos y sucesivos programas que a lo largo de estas décadas han intentado meterla en cintura, hasta la reciente autorización del sacrificio, consumo y venta de la carne, que no obstante las expectativas que generó, tampoco ha puesto proteína suficiente en la mesa del cubano de a pie.

El proyecto de ley que se someterá al escrutinio de los diputados responde al cronograma legislativo aprobado por la propia Asamblea Nacional del Poder Popular y se trata de un cuerpo legal que pretende favorecer la transformación de un sector en franco deterioro.

La norma jurídica fue debatida recientemente con un grupo de ganaderos de experiencia en todo el país, por lo que se espera que muchos de los señalamientos y propuestas de modificaciones que emergieron de esos intercambios contribuyan a enriquecer la futura ley que, si bien no puede multiplicar las cabezas de ganado por arte de magia, al menos sí se vuelve un arma en manos de los productores para destrabar los procesos de crianza, reproducción, genética, control pecuario y comercialización.

El hurto y sacrificio de animales sigue siendo una asignatura pendiente, sin embargo, no es el verdadero flagelo de la ganadería cubana, pues según datos oficiales, mientras se matan ilegalmente unas 40 000 reses, se mueren por otras causas más de 200 000. Por duro que resulte reconocerlo, no es una cifra despreciable la cantidad de vacas que se mueren de hambre.

Ni el hurto y sacrificio, ni la falta de recursos que asfixia a la ganadería nacional se solucionarán con la mera aprobación de la ley. Nadie espere que cuando la norma entre en vigor aumentará de golpe y porrazo la leche y la carne que reclaman con vehemencia los cubanos.

La recuperación de los potreros, de las granjas de cría y reproducción, ya sean de propietarios estatales o privados, dependerá de lo mismo que depende el resto de los ámbitos de la economía nacional: de inyección pura y dura de financiamiento, de respaldo material, de cambios en los modelos de gestión de los recursos existentes y, sobre todo, de escuchar cada vez más a los dueños de los animales.

Si se queda apenas en la letra impresa de la Gaceta Oficial y no se buscan los modos de llevarla a vías de hecho, la Ley de Fomento y Desarrollo de la Ganadería pudiera utilizarse para ejemplificar el refrán popular: “Para la leche que da la vaca, que se la tome el ternero”.

5 Comentarios

  1. Dan risa estos personajes…..únicamente que pongan al puesto a dedo y a la machi, que se parece a Ubre Blanca, a reproducirse…todos estos hp empezando por el cenizas acabaron con el ganado en Cuba

  2. Mientras el ganadero, en lugar de ser el propietario de las reses sea solo su custodio y principal sospechoso de la muerte, sacrificio ilegal o «hurto» de las reses, no habrá ganadería vacuna en Cuba.
    La tutela del Estado impide el desarrollo económico del país y prolonga el agravamiento de la crisis crónica que hemos estado viviendo en los últimos 60 años.
    El supermonopolio del comercio, tanto interior como exterior por el Estado, propiciador del inmovilismo, la corrupción y malversacion es la causa principal de todos los males que nos aquejan, ya que solo adoptan medidas administrativas que no resuelven nada y solo frenan las leyes propias del mercado (del que no se puede prescindir en tanto la producción sea mercantil) y a la larga, el mercado le pasa la cuánta al Estado con el agravamiento de la crisis. Las mypimes actuales solo son arreglos cosméticos que tampoco resolverán nada porque la tutela del Estado las vigila y no brinda recursos para el emprendimiento. Nada cambiará que no sea para peor en este modelo económico, político y social fallido.

  3. La ganaderia tiene muchos problemas pretendemos producor leche sin dar de comer a los animales. Llevamos años echándole la culpa a la sequia. Se olvidaron de hacer bancos de biomasa, de proteina, asi como querer cambiar la cenetica sin cambiar primero la base alimentaria. No se aplica la ciencia y la tecnología. A muchos productores somo tratar de cumplir el plan y nada mas. Por otra parte, se.pretende incrementar la producción sin dar una inyección de recursos financieros. Otro tema es que muchas.personas formadas no van a la producción. Son muchas las situaciones q se deben cambiar de una vez y por todas.

  4. Que ganadería va a progresar sin desarrollo y sin garantías de recursos, aquí no hay alambre para cercar, ni grampas, tampoco hay forrajeras, ni se le pone electricidad a los campesinos en el campo, ni hay petróleo para arar las tierras, todo el q ha podido se ha ido del campo, ojalá algún día se piense en crear las condiciones para desarrollar la producción ganadera y agrícola y mejorar la situación de los campesinos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here