marzo 4, 2024
21.2 C
Havana

¡La Recarga MIXTA más barata aCuba! 😍

¡En Cuba recibirán 500 CUP de Saldo Principal, 25 GB y WhatsApp Ilimitado!

Recargar ahora

¿Quiebra Mercasa? La empresa privada de Las Tunas entrega su local a Acopio

Foto: Shutterstock

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Desde que en 2020 la mediana empresa privada Mercasa abrió sus puertas en la sede del mercado agropecuario El Mambí, en Las Tunas, el emprendimiento había logrado sortear con dignidad el escenario cada vez más adverso de la producción agrícola cubana y los vericuetos —no siempre lógicos— de la comercialización.

Pero llegó la actual contingencia y mandó a parar: de acuerdo con reportes de prensa, esta semana Mercasa puso fin a años de arrendamiento del local que ocupaban en la zona este de la ciudad y, en su lugar, tomó posesión del establecimiento la empresa estatal Acopio Las Tunas, que reveló este sábado fotografías de sus surtidos, para que no quepan dudas.

“El mercado se entrega en un momento complejo, debido a la situación actual, pues no contamos con el suficiente combustible más allá de las ayudas que el Gobierno, tanto de la provincia como del municipio, nos ha podido dar en determinados momentos. Sin embargo, no es suficiente para poder trasladar desde otras provincias la cantidad de productos que demandamos”, explicó a la radio local Argel Frank Fundora Acosta, líder de la mediana empresa.

“Para Mercasa es importante hacer las cosas bien. Nada resolvemos con tener un mercado muy bello, con excelente confort y no poder mantener la variedad, cantidad y calidad de productos que requiere el pueblo”, confesó el empresario, quien ha dirigido durante años un negocio pionero en mantener el constante surtido de viandas y hortalizas, con un atractivo empaquetado, y quien ha visibilizado su propuesta en ferias y exposiciones internacionales.

En una provincia como Las Tunas, lastrada por la mala calidad de los suelos y las escasas precipitaciones, los productos agrícolas se tornan esquivos, por lo que no resulta difícil imaginar los numerosos y diversos obstáculos que ha debido enfrentar Mercasa para garantizar surtidos asequibles para la alimentación cotidiana, con el agregado de la calidad.

En semanas anteriores, Fundora Acosta ya había anunciado que a la mediana empresa también se le dificultaba la adquisición de los productos agropecuarios por la negativa de los campesinos a aceptar sus pagos mediante transferencias bancarias, dos meses después de la aprobación de la Resolución 111 del Banco Central de Cuba; un escollo que, muy a pesar de la voluntad gubernamental, no lograron resolver.

En su página web, Mercasa se presenta como “una empresa privada cubana, enfocada en el desarrollo del comercio y la economía, buscando constantemente mejorar nuestras capacidades, para así brindar un mejor servicio a nuestro pueblo. Siempre pensando como país”.

Años de experiencia en el mercado cubano y los buenos resultados alcanzados le permitieron expandir su cartera de servicios, que incluyen la comercialización mayorista, minorista y los servicios gastronómicos.

El cese del arrendamiento del mercado El Mambí, que se había convertido en símbolo del emprendimiento, implica lógicamente un retroceso para el sector privado de la región, sobre todo porque revela hasta qué punto los campesinos cubanos rechazan la llamada bancarización, cuánto esto puede repercutir en el resto de los actores económicos y cuán profunda es la actual crisis económica, financiera y de combustibles que atraviesa la isla y que se ensaña particularmente con los territorios orientales.

Por su parte, Omar Santiesteban, director de la unidad empresarial de base (UEB) Acopio Las Tunas, que regresa a la administración del mercado El Mambí, declaró a la prensa: “Tenemos un compromiso con la población, no habrá hora, día ni descanso, pero tenemos que abastecer el mercado de los tuneros”; un discurso triunfalista que ojalá pueda llevar a la práctica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí