mayo 30, 2024
24.2 C
Havana

¡La Recarga más barata aCuba! 😍

Recarga los Planes MIXTOS para Cuba: Natural, Maquinita y ¡Divino! hasta 20 GB + 165 min + 160 SMS!

Recargar ahora

Nos veremos siempre: Gabo

Foto: Bernanken Francesco | Flickr

Texto: Sonia Sánchez

En el curso de la existencia humana surgen figuras como para no olvidar por las huellas imborrables que dejan a su paso por el mundo. Este 17 de abril se recordó tras una década de su deceso al periodista y escritor colombiano Gabriel García Márquez, quien legó una obra antológica y fascinante enmarcada especialmente en el movimiento literario conocido como realismo mágico.

De Aracataca, donde nació el 6 de marzo de 1927 el Gabo, como popularmente se le conoce, dio a sus miles de seguidores y a la posteridad sus numerosas novelas (entre estas “Cien años de soledad” por la que casi siempre se le menciona), cuentos, reportajes, críticas cinematográficas, discursos, entre otras tantas creaciones.

Al Gabo lo recuerdo particularmente cuando, en mis incursiones periodísticas, compartí muy de cerca con él en la Casa de las Américas, en La Habana, donde andaba con la misión de condecorar al cantante y compositor Pablo Milanés en 2006 con la medalla Haydée Santamaría. Aquel fue un encuentro del que no olvido su trato exquisito y cariñoso.

Sin apenas proponérmelo cuando me llegan las canciones de Pablo no dejo de recordar al Gabo. La relación entre ambos trasciende como una amistad sincera y estrecha. Tanto es así que en el día de su despedida la familia Milanés no deja de sentir nostalgia al recordar al Premio Nobel de Literatura que le fue otorgado “por sus novelas e historias cortas, en las que lo fantástico y lo real se combinan en un mundo ricamente compuesto de imaginación, lo que refleja la vida y los conflictos de un continente”.

Precisamente por esta efeméride Nancy Pérez Rey, esposa de Pablo, narró a Cuba Noticias 360 la relación entre las dos personalidades: “Pablo siempre contaba que cada vez que el Gabo venía a La Habana le pedía que le hiciese un encuentro con música (le gustaba la rumba, una vez en casa estando yo Pablo llamó a Yoruba Andabó y bailaron en el patio para él), comida y amigos en la casa.

De igual manera Nancy recuerda que el tema favorito de Pablo para el autor de “El amor en los tiempos del cólera” era «Días de Gloria», “más que canción la elogiaba también como poema”.

La cantante y compositora Haydée Milanés, hija de Pablo, radicada en Estados Unidos, añadió a esta reportera: “Tengo la suerte de tener un ejemplar dedicado por él de “Cien años de soledad”. Un día él fue a la casa en La Habana y con mucha pena porque no solía acercarme con tanta naturalidad a una figura como esa, me atreví a abordarlo porque no podía perder la oportunidad de tener su libro dedicado por él. Me escribió para “Haydee cien años de felicidad”. Es un libro que tengo que recuperar porque lo dejé en Cuba. Es un recuerdo invaluable. Él era un fanático de “Los días de gloria”. Le parecía una de las mejores canciones que se habían escrito”.

Junto a Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa y Carlos Fuentes, fue uno de los exponentes centrales del boom latinoamericano. En 2007 la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española publicaron una edición popular conmemorativa de esta obra, por considerarla parte de los grandes clásicos hispánicos de todos los tiempos.

El autor del cuento “Un hombre muy viejo con unas alas enormes” sostuvo una estrecha relación con Cuba y sus instituciones culturales. Así vemos como estuvo entre los fundadores de la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV) ubicada en San Antonio de los Baños, actual provincia de Artemisa, Cuba. En cuanto a su vínculo con la isla igual lo encontramos como muy cercano a la Casa de las Américas.

El Gabo no deja de estar en la cumbre de los afamados del orbe. Próximamente Netflix estrenará una serie inspirada en su novela “Cien años de soledad” para beneplácito de lectores y cinéfilos. Y a propósito de los diez años de su fallecimiento la plataforma estrenó este 17 de abril el tráiler de la esperada obra.

La fama no perdona. A pesar de que El Gabo se negaba a que fuera publicada, su obra póstuma “En agosto nos vemos”, fue dada a conocer el 6 de marzo pasado cuando cumpliría 97 años. Y lógicamente volvió a despertar el interés de su legión de lectores en la historia del Gabo cuya leyenda sigue creciendo de una forma tan vasta como las propias historias que inmortalizó en la memoria colectiva, ese refugio compartido donde los lectores siguen encontrándose a diario con el escritor, que con el tiempo se ha convertido en otro de los fascinantes personajes de su obra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí