noviembre 29, 2022
21.2 C
Havana

Ópera Viva Caruso, el homenaje de líricos cubanos al centenario de la visita del tenor italiano a Cuba

Fotos: Roy Leyra | CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

La Orquesta Sinfónica Nacional de Cuba, junto a un grupo de cantantes líricos invitados, protagonizaron, en la noche de este sábado, el primer concierto homenaje al tenor italiano Enrico Caruso, como parte del inicio del proyecto Ópera Viva Caruso, en honor al aniversario 102 del debut del ilustre intérprete en la isla, que tuvo lugar el 12 de mayo de 1920 en el actual Gran Teatro de La Habana «Alicia Alonso».

El escenario de la Sala Avellaneda del Teatro Nacional acogió el espectáculo que, bajo la dirección artística de Daniel Noriega, continuará los próximos días 20, 25 y 27 de noviembre, respectivamente, en los teatros Tomás Terry, de Cienfuegos; La Caridad, de Santa Clara; y el Sauto, de Matanzas; los dos primeros privilegiados con la actuación de Caruso durante su gira por Cuba.

En este primer concierto de homenaje, los músicos invitados y la Sinfónica Nacional, bajo la dirección del Maestro Enrique Pérez Mesa, interpretaron una selección de obras líricas reconocidas que integraron el repertorio del gran tenor italiano como La Traviata, Fausto, Los pescadores de perlas, Carmen, Rigoletto, Elixir de Amor y Aida, entre otras.

Los tenores Daniel Domínguez, Eugenio Hernández y Harold López, además de las sopranos Milagros de los Ángeles y Dayri Llanes, y el barítono Reinaldo Cobas, respaldados por el instrumental de la Sinfónica Nacional, fueron los encargados de reeditar, con sus voces, la presencia de Caruso en Cuba, al interpretar dichas piezas líricas.

El Proyecto Ópera Viva Caruso tuvo su génesis en un grupo de seguidores de la obra de Enrico Caruso que decidieron emprender el mismo recorrido que hiciera el tenor en Cuba en el año 1920.

Precisamente, con ese objetivo también se realizarán las presentaciones en Cienfuegos, Villa Clara y Matanzas, donde están previstas las actuaciones de la Orquesta de Cámara Concierto Sur; la Sinfónica de Villa Clara, bajo la batuta de Irina Toledo; y la Sinfónica de Matanzas, con la dirección del Maestro Félix Leyva.

De acuerdo con el investigador Luis Manuel Molina, Enrico Caruso (1873-1921) es considerado uno de los más grandes tenores de todos los tiempos y, a su vez, una leyenda del canto lírico por su hermosa y poderosa voz de tenor abaritonado que le permitía pasar con suma facilidad de tonos suaves y delicados a otros más impetuosos y apasionados.

La carrera artística de Caruso se consolidó durante los años 1898 y 1899, tras sus exitosas actuaciones en los Teatros Dal Verme de Milán y Constanzi en Roma, y su debut en el Teatro de la Ópera de Buenos Aires, en Argentina, donde la crítica lo calificó de divo.

En 1920, un año antes de su muerte, el tenor viajó a Cuba, donde materializó actuaciones en La Habana, Santa Clara y Cienfuegos, con un total de nueve funciones en el país, por las cuales se le pagó 90 000 dólares.

Debutó el 12 de mayo de 1920 en el entonces Teatro Nacional (hoy Gran Teatro Alicia Alonso), cantando la ópera Martha, de Friedrich von Flotow, junto a un elenco de prominentes cantantes. En este mismo escenario, durante varios días siguientes, interpretó otras óperas como Elixir de Amor, Un baile de máscaras, Los Payasos, Tosca, Carmen y Aida.

Caruso cantó el 17 de junio de aquel año Elixir de Amor y Los Payasos en el Teatro La Caridad, de Santa Clara, mientras que el 19 de junio presentó Aida en el Tomás Terry de Cienfuegos, finalizando así su gira por Cuba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here