agosto 13, 2022
24.2 C
Havana

Día de la Candelaria 2021: celebrar la tradición a la antigua

Foto: Jorge Luis Borges

Texto: Karla Castillo

Pasó el Día de la Candelaria en Cuba y por esta vez, no se repletaron salones de belleza con clientes buscando cortarse las puntas del pelo para cumplir así con la tradición que desde hace mucho se sigue en el país y en el mundo entero.

Desde que la pandemia provocada por la Covid-19 azota a esta isla, los salones han debido cerrar en varias ocasiones, y para la fecha, sucedió que las tijeras profesionales quedaron en pausa, mientras que se volvió al tradicional corte de punticas del pelo en casa.

Cada 2 de febrero se celebra el día de la Virgen de la Candelaria, tradición que se mantiene, aunque pase el tiempo y puede que muchos no conozcan su significado, pero sí saben que es un día en que supuestamente, si cortas las puntas del cabello, este crecerá con más fuerza y salud, y si podas las plantas, les sucederá lo mismo.

Los orígenes de esta tradición radican en la ley religiosa judía, en la que, luego de la mujer dar a luz, quedaba impura, y por tanto, a los 40 días debía ir al Templo de Jerusalén a ofrecer en sacrificio una paloma o una torcaza, con lo que quedaba purificada.

Para los católicos, es en esta fecha cuando se cumplen 40 días después del nacimiento de Jesús el 25 de diciembre, y fue cuando María y José acudieron al Templo a ofrecer su sacrificio y a presentar al niño.

En Cuba es venerada por muchas personas, ya que es también la patrona de cinco pueblos: Candelaria, en Artemisa; Consolación del Sur, en Pinar del Río; además de Ceiba Mocha, en el municipio de Matanzas; Morón, en Ciego de Ávila, y Wajay, en Boyeros, en La Habana.

El corte del cabello al que tanto se asocia, está probado científicamente que no da tales resultados, sin embargo, hay personas que afirman lo contrario, y haber logrado milagros con sus melenas.

Cierto es que cortar las puntas, en la fecha que sea, ayuda a tener el pelo más sano, ya que con ello retiramos parte del cabello más antiguo de nuestras cabezas, que es el más maltratado y recibe las radiaciones solares, el calor y todos los factores que diariamente lo dañan.

Covid-19 de por medio, este año tocó sentarse frente a las abuelitas y madres, y que ellas actuaran como peluqueras, la tradición a la vieja usanza, como de seguro hacían ellas de pequeñas, y que el aislamiento por el coronavirus les hizo recordar y volver a vivir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto