enero 27, 2022
27.2 C
Havana

Presidente cubano viola medidas de autoridades sanitarias al explayarse sin nasobuco en concentración popular

Texto: Darcy Borrero

En una concentración que convocó una parte de la juventud cubana y apoyada por el gobierno, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel violó las medidas sanitarias dispuestas en función de la Covid, al bajarse el nasobuco hasta el mentón para dar un discurso legitimador de la actividad “espontánea”.

Anunciado por la Televisión Nacional como una ‘tángana’, sinónimo de manifestación que se empleó con recurrencia en el siglo pasado, el evento en el parque Trillo de La Habana, recibió una serie de recursos para su producción. Desde una carpa hasta bafles y micrófonos, por los que se escuchó la voz del mandatario cubano.

“Mi hijo está presente aquí hoy”, dijo, y contó cómo este le había pedido que no fuera hasta allí porque le restaría a la ‘tángana’ la tan mencionada espontaneidad con que se promocionó.

Presidente Díaz Canel y Raúl Torres en Parque Trillo.

De pie, con una gorra y un pulover deportivo con la imagen de la bandera cubana, Díaz-Canel dio su discurso, encaminado a salvaguardar las conquistas de la Revolución Cubana.

Junto al trovador Raúl Torres, para defender el ‘proyecto socialista’ matizó la retórica revolucionaria con una canción de Silvio Rodríguez que describió como su favorita. Y recordó que este último estaba de cumpleaños.

Todo esto lo hizo el presidente cubano con el nasobuco quitado, a la altura del cuello, mientras sus palabras llegaban sin filtro a la multitud. En contraste, la manifestación pacífica que protagonizaron cientos de artistas cubanos frente al Mincult el pasado viernes, no recibió ningún tipo de apoyo institucional y tuvieron que pasar horas para que un viceministro del ramo, Fernando Rojas, atendiera sus demandas de libertad de expresión y creación, y cese del hostigamiento y represión a los artistas independientes.

El uso del nasobuco es un protocolo obligatorio en la capital por el que se han imputado altas multas y privación de libertad a muchísimos ciudadanos, aunque parece que este es selectivo y el presidente goza de inmunidad para bajárselo un largo rato en medio de una aglomeración donde tampoco se tuvo en cuenta reglas de distanciamiento para la no propagación del virus. Esperemos los resultados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − uno =

Último minuto