febrero 1, 2023
20.2 C
Havana

¿Qué desean los cubanos para 2023?

Fotos: Roy Leyra | CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Hace apenas días que Cuba dejó definitivamente atrás un año que tensó todas las cuerdas posibles: las de la economía, la sociedad y la familia. El 2022 multiplicó exponencialmente los precios de los escasos bienes y servicios, y agravó la estampida de cubanos de todas las edades, especialmente jóvenes, que salieron de la isla por las más disímiles vías. Fue un año que fracturó —y de qué manera— el entramado espiritual de la nación.

Sin embargo, al concluir estos 12 meses que economistas y ciudadanos de a pie clasifican como terribles, los cubanos continúan aferrados a la esperanza y no ocultan sus aspiraciones para el 2023. Cuba Noticias 360 resume los 10 deseos más recurrentes que los cubanos de todas las latitudes han revelado en las encuestas realizadas por medios de prensa o en sus redes sociales.

1. SALUD

Con independencia de la situación económica y el país del mundo donde se encuentren, los cubanos piden salud para enfrentar lo que venga en el futuro. Si bien se trata de una aspiración universal en el ser humano, en el caso de los cubanos desear salud es también un síntoma de resignación ante las circunstancias que se salen del control individual. “Salud para el 2023, lo demás, veremos”.

2. UNIDAD FAMILIAR

Estar en familia es un propósito que, en medio del tsunami migratorio que vive la isla, constituye más bien un sueño irrealizable en el corto plazo, pues prácticamente todas las familias han sufrido en mayor o menor medida el éxodo de algunos de sus integrantes. La unidad familiar en las actuales circunstancias se traduce también en la cercanía que propician las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea.

3. EL FIN DE LOS APAGONES

Aunque en diciembre de 2022 el sistema electroenergético nacional mostró síntomas de estabilidad, los cubanos saben que el respiro de finales de año no obedece a una mejoría real de las termoeléctricas, aquejadas de una obsolescencia tecnológica irreversible. De modo que para los próximos 12 meses piden casi un milagro que les permita vivir sin el agobio extra que significan los apagones, que han sido particularmente intensos y frecuentes en el interior del país. 

4. EL CIERRE DE LAS TIENDAS EN MLC

Desde que a finales de 2019 comenzaron a operar las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC), generaron un rechazo inmediato en buena parte de la población cubana, que ve alarmada cómo hasta los artículos de primera necesidad le son ofertados en una moneda en la que no le pagan. Aunque el ministro de Economía Alejandro Gil afirmó en una muy polémica comparecencia en el programa televisivo Mesa Redonda, de la Televisión Cubana, que las tiendas en MLC no contribuirían al desabastecimiento de las tiendas en moneda nacional, lo cierto es que a días de hoy lo poco que hay en Cuba se vende en MLC. De ahí que el cierre de este tipo de comercio que profundiza las desigualdades sea un reclamo de buena parte de la ciudadanía.

5. QUE DISMINUYA LA INFLACIÓN

Sin saber exactamente qué significa la palabra, los cubanos hablan de la inflación como si se tratara de un fenómeno inevitable. Que el pan cueste 20 veces más del día a la noche, que ya ningún producto valga 5 o 10 pesos, que los paquetes de 10 libras de pollo se vendan tranquilamente en 3 000 pesos no es algo que pueda resolverse con un chasquido de dedos. No obstante, la estabilidad macroeconómica del país y la prosperidad individual figuran entre los deseos de millones de cubanos, dentro o fuera de la isla, que emplean una frase para resumirlo: “Hace falta que en el 2023 se desinfle la inflación”.

6. QUE HAYA MEDICAMENTOS

La incertidumbre con relación a los medicamentos y los insumos médicos es una angustia relativamente nueva para los cubanos, pues incluso en la crisis terrible de los años 90 la Salud Pública cubana se mantuvo como una conquista. El deterioro de indicadores elementales de salubridad, la falta de antibióticos, analgésicos y medicinas imprescindibles para mantener a raya padecimientos crónicos y hasta la suspensión de cirugías por falta de recursos elementales como hilo y anestesia generan un clima de inseguridad que los cubanos desean superar en 2023.

7. TERMINAR ESTUDIOS SUPERIORES

Aunque en menor medida que en años anteriores, el deseo de terminar los estudios superiores continúa figurando entre las aspiraciones de los cubanos, que vienen optando en los últimos años por carreras con las cuales puedan recibir algún incentivo, ya sea mejores salarios, oportunidades de viajes o continuidad de estudios en el exterior. Precisamente, que le otorguen la beca en tal o más cuál universidad extranjera es una de las principales aspiraciones relacionadas con la superación profesional, aunque emparentada con las ganas de emigrar.

8. CONSEGUIR LA CIUDADANÍA ESPAÑOLA

Tras largas colas para obtener la documentación necesaria y un engorroso proceso burocrático, miles de cubanos han hecho explícitos sus deseos de obtener la nacionalidad española en virtud de la Ley de Memoria Democrática que entró en vigor en octubre de 2022 y que ha generado gran expectativa entre los descendientes de españoles que no pudieron adjudicarse la nacionalidad del país ibérico por la legislación anterior. Registros civiles abarrotados, el agotamiento de los sellos y un cuello de botella en el procesamiento de las peticiones constituyen muestra de la avidez con que los cubanos han acogido la norma legal.

9. MAYOR LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Si bien en el 2022 se registró un aumento ostensible del malestar popular debido a la terrible situación económica por la que atraviesa el país y tuvieron lugar numerosas manifestaciones y actos de protesta contra las medidas del gobierno, este fenómeno vino aparejado de un aumento también significativo de la represión y los arrestos por desorden público. De ahí que sea un reclamo de buena parte de los cubanos que en 2023 exista un clima de mayor tolerancia con la opinión diferente y que las manifestaciones de inconformidad no sean interpretadas como hechos vandálicos.

10. EMIGRAR Y SÍ ES CON UN PATROCINADOR, MEJOR

Memes, publicaciones en redes sociales y estados de WhatsApp dan fe de una necesidad bastante generalizada entre los cubanos que viven en la isla: emigrar, salir del país, dejar de participar en un proyecto social del que algunos no se sienten parte y al que otros no están dispuestos a entregar los mejores años de su vida o los que les quedan. El escenario socioeconómico hostil y la amplia gama de posibilidades para concretar ese sueño se confabulaban por los últimos días del 2022, al punto en que pareciera que todos estaban vendiendo sus casas, sus carros, hasta sus objetos personales, con tal de reunir el dinero para emprender la travesía. El giro que ha dado la aprobación de Biden del parole humanitario aún mantiene perplejas a cientos, quizá miles de familias cubanas. El caos demográfico que esta estampida, por una u otra vía, implicará para el país aún está por verse, pero a nadie extraña ya que en cualquier esquina o en cualquier muro de Facebook se escuche o lea una frase categórica: “Estoy loco por irme”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here