noviembre 26, 2022
25.2 C
Havana

Crece polémica sobre escultura de hormigón frente a embajada de Estados Unidos en La Habana

Foto: Manuel Larrañaga

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Las diferencias políticas entre Cuba y Estados Unidos nos dan cada día un nuevo tema de discusión y debate. Puede ser que si embargo o bloqueo, que si ataque sónico o grillos, que si mercenarios o ciberclarias; el caso es que siempre habrá un tema con tela por donde cortar, de un lado o de otro.

El nuevo trending topic de esta historia de nunca acabar, es la escultura de hormigón fundido que levanta Cuba frente a la embajada de Estados Unidos en La Habana.

Se trata de una estructura en forma de bandera cubana de alrededor de 10 metros de altura, aunque sus dimensiones finales no se pueden determinar por estar aún en proceso constructivo.  

Hasta el momento, se desconoce si es obra de algún escultor específico.

El único dato que se tiene hoy es que los ejecutores son trabajadores de la Empresa de Construcción y Mantenimiento (ECOM) con sede en la Lisa, quienes dedicaron un post de su perfil en Facebook a la escultura.

“En nuestra Tribuna Antiimperialista se levanta ya esta monumental obra: nuestra bandera, que no ha sido jamás mercenaria y en la cual resplandece una estrella con más luz cuanto más solitaria”, expone el texto.

Ahora, ¿por qué es noticia esto? En primer lugar, por su ubicación, el espacio que antes ocupaba el llamado Monte de las Banderas, justo frente a la fachada de la embajada de Estados Unidos en Cuba.

Bandera Cuba

Para algunos, esta bandera es un evidente acto político, de reafirmación revolucionaria, sobre todo en un momento en que las relaciones entre ambos países no son las mejores, aun con Joe Biden en el poder.

Al respecto, twitteó la internauta Alina Rubio: “¡Qué bella! Ahí tiene que estar para que la vean bien y no se equivoquen, por ella nuestros muertos alzarán sus manos, por ella daremos la vida, ella es sagrada, los hombres dignos la respetan. Mi bandera cubana de la estrella solitaria”.  

Por otro lado, y no menos importante, llama la atención los recursos destinados a esta obra constructiva, en un momento donde los materiales de construcción escasean y miles de viviendas en el país sufren cada día esta falta.

La usuaria de Twitter, @ByeByeHabana, se pregunta: “Oye, pero cómo hay materiales para hoteles de turistas y para construir propaganda comunista. ¿Cuba tú viste la bandera de cemento frente a la embajada?”

El uso de recursos con fines políticos no es algo nuevo en Cuba (ni exclusivo de este país tampoco). Aún hay quien se debate sobre cuánto habrá costado la famosa Tángana en el parque Trillo, los desfiles del 1ro de mayo, o la más reciente caravana contra el bloqueo que, si bien tuvo muchos autos particulares, también hubo vehículos de chapa estatal y hasta transporte público, como las nuevas moticos eléctricas que circulan para la transportación en La Habana.

Si antes igual podía preocupar, ahora -en medio de una pandemia y una situación económica compleja- cada centavo, cada litro de gasolina, cada gramo de cemento, sí cuenta, y bastante.

Además, asaltan las dudas: ¿todo esto para qué? ¿concretamente, qué conseguimos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here