julio 1, 2022
24.2 C
Havana

Estas novelas brasileñas modificaron el lenguaje en Cuba

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

La relación de los cubanos con las telenovelas brasileñas se remonta a la década de los ochenta con “Una mujer llamada Malú”. La aceptación de este género dramatizado del cual Cuba ha tenido que ver mucho con su surgimiento, se produjo casi instantáneamente. Y como los cubanos tenemos una forma peculiar de identificarnos con la ficción audiovisual, a lo largo de estos años son varias las telenovelas brasileñas que han llegado al hablar cotidiano de la isla. Aquí solo recordamos cinco.

Vale todo

Estrenada en Brasil entre 1988 y 1989, a Cuba llegaría unos años después en la década del noventa, y fue quizás una de las pioneras en modificar el lenguaje cotidiano cubano hasta nuestros días. Pues quizás lo que muchos de los nacidos en los 2000 no recuerden, es que las hoy conocidas como “paladares”, tomaron su nombre en alusión a la red de restaurantes “Paladar” levantados por Raquel Acciolli, interpretada por Regina Duarte en este dramatizado.

Te odio mi amor

Años después, la Anthurium andraenum cambió su nombre en Cuba, y desde entonces se le conoce como la flor de Jorge Tadeo (aunque el apellido original del personaje era Tadeu), la subtrama de este Don Juan interpretado por Fabio Junior ocupó toda la simpatía de los cubanos, que aun teniendo como protagonistas a dos primerísimos actores brasileños como Lima Duarte y Renta Sorrah, tuvieron que competir con la popularidad que ganó en los jardines cubanos dicha flor.

La próxima víctima

En el año 1995 O Globo estrenó esta telenovela brasileña escrita por Silvio Abreu y dirigida por Jorge Fernando. Para cuando llegó a la isla, suspenso, traición, investigaciones policiacas que protagonizaron José Wilker, Tony Ramos, Suzana Vieira, Aracy Balabanian, Lima Duarte, entre otros no solo paralizaron Brasil, sino que dejaron a los cubanos preguntándose quién podría ser “la próxima víctima” ya se hablara de alimentos, u otro tema en general donde la frase se prestara para ilustrar la situación.

Señora del destino

Adentrándose en los dos mil, llegó a la pantalla chica una mujer, María do Carmo, interpretada por Susana Vieira, que lucha por recuperar a su hija perdida, su antagónico será la malvada Nazaré Tedesco (Renata Sorah) quien le robó a su niña. Entre tantos caracteres divertidos en esta novela, el público cubano se mantuvo fiel a su originalidad y los catarros de la temporada comenzaron a llamarse Nazaré, aunque es válido aclarar que ya antes otros villanos de telenovelas brasileñas habían recibido “tal honor”, Nazaré fue uno de los más extendido en el tiempo.

Rastros de mentiras

Estrenada en Cuba en 2016, fue otro de los casos donde la trama romántica y familiar entre Bruno (Malvino Salvador) y Paloma (Paolla Oliveira), fue del agrado de los públicos cubanos, pero fue Valdirene (Tatá Werneck) al intentar atrapar a un esposo millonario quien quedó en el fraseo cubano. Todos aquellos que querían darse ánimos respecto a su capacidad intelectual, se reconocieron una que otra vez que eran “inteligencia pura” tal como la simpática joven.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − seis =

Último minuto