julio 15, 2024
24.2 C
Havana

La Recarga 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 11 de julio al 21 de julio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am

Recargar ahora

Los huracanes más devastadores para Cuba en los últimos 20 años

Foto: Shutterstock

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Al principio, el huracán es un torbellino de angustia que aparece en un lugar impreciso del Atlántico que no se ve en los partes meteorológicos del noticiero; un rabo de nube que la mayoría de las veces termina disolviéndose por sí solo. Sin embargo, cuando ese torbellino se organiza y se fortalece y viene directo hacia uno, la angustia extiende sus bandas espirales y sube también de categoría en la escala Saffir-Simpson.

Por su ubicación geográfica, Cuba ha sido zarandeada sin misericordia por estos organismos tropicales que se producen en las cálidas aguas del océano y que se caracterizan por sus poderosos vientos y torrenciales lluvias. Las trayectorias dependen de factores tan disímiles como azarosos y conforman una especie de historia clínica de cada huracán, pues, aunque tienen rasgos comunes, ninguno es idéntico a otro.

En la isla, la temporada ciclónica comienza el primero de junio y concluye el 30 de noviembre, una época del año en que los cubanos, de San Antonio a Maisí —sobre todo quienes viven en condiciones precarias o en zonas que se inundan fácilmente— se mantienen en vilo, observando los partes meteorológicos de José Rubiera y rezando a los santos para que no les toque semejante condena.

Cuba Noticias 360 resume los 10 huracanes más devastadores que en los últimos 20 años se han ensañado en la isla.

Charley (2004)

De categoría 4 en la escala Saffir-Simpson y vientos máximos sostenidos de 240 km/h, el huracán Charley es uno de los huracanes que más ha impactado a Cuba, donde causó cuatro fallecidos y provocó la evacuación de alrededor de 224 000 personas. Ingresó a la isla por la costa sur de la otrora provincia de La Habana y avanzó en dirección norte-noroeste a 25 km/h. Entre los hechos más significativos generados por este pequeño pero intenso huracán figura la marea de tormenta de cuatro metros sobre el nivel del mar que barrió 360 casas en Playa Cajío. Las pérdidas se estimaron en más de 900 millones de dólares.

Iván (2004)

Iván, apodado El Terrible no solo por su magnitud, sino también por asociación con el zar ruso, fue un huracán de categoría 5 en la escala Saffir-Simpson que azotó el extremo más occidental de Pinar del Río con vientos de 270 km/h. No hubo que lamentar en la isla ningún fallecido, aunque se evacuaron más de un millón de personas y sí hubo pérdidas cuantiosas en la agricultura y las viviendas.

Dennis (2005)

El huracán Dennis fue un organismo tropical de categoría 4 en la escala Saffir-Simpson cuya trayectoria lo llevó a afectar prácticamente todo el sur de Cuba, desde que tocó tierra por primera vez en Cabo Cruz, en el oriente del país, entró nuevamente por Cienfuegos y salió al mar por el este de La Habana. Dieciséis fallecidos, pérdidas millonarias en los cultivos y en la infraestructura fueron los saldos más significativos de Dennis, que forzó la evacuación de un millón y medio de cubanos y quedó en el imaginario nacional como el ciclón más poderoso que ha azotado Cuba en el mes de julio.   

Wilma (2005)

En octubre de 2005, Wilma, con categoría 5 en la escala Saffir-Simpson y vientos sostenidos de 295 km/h, fue el huracán más intenso sobre el Atlántico. Más de 20 000 personas se evacuaron en la capital cubana, donde provocó serias inundaciones en áreas del malecón, en el Vedado y Miramar. Aunque no se reportaron fallecidos directamente por el embate del huracán en Cuba, un ómnibus que trasladaba evacuados sufrió un accidente en el que perecieron cuatro personas, tres de ellos turistas extranjeros.

Gustav (2008)

El huracán Gustav, de categoría 5 en la escala Saffir-Simpson y vientos de 340 km/h, fue el primero de los tres huracanes de gran intensidad que azotó Cuba en apenas unos días. Su trayectoria lo condujo a afectar la Isla de la Juventud y la provincia de Pinar del Río, territorios donde provocó inundaciones y el deterioro de más de 500 000 viviendas. Aunque ningún cubano falleció como resultado de este intenso huracán, los sitios por donde cruzó Gustav parecían tierra arrasada: caseríos enteros en el piso, torres de alta tensión torcidas, postes eléctricos y telefónicos acostados sobre la superficie, barcos arrastrados tierra adentro. Fue calificado como el peor huracán en 40 años.

Ike (2008)

De categoría 4 en la escala Saffir-Simpson y vientos de 230 km/h, el huracán Ike fue el segundo que afectó Cuba en ese fatídico 2008. Se había formado en agosto, pero tocó tierra en la parte oriental de la isla en 4 de septiembre, y durante 48 horas molió todo a su paso: miles de viviendas, almacenes, edificios, plantaciones, lo que significó un duro golpe a la economía ya zaherida por el huracán Gustav apenas unos días antes. Lo peor del paso de Ike fue el saldo de cuatro fallecidos, una cifra de víctimas que no habían provocado huracanes mucho más poderosos.

Paloma (2008)

El huracán Paloma fue el tercero que afectó Cuba en unas pocas semanas de 2008, en esta oportunidad con categoría 3 en la escala Saffir-Simpson. Esta vez la provincia de Camagüey fue la más zarandeada, aunque no dejó pérdidas de vidas humanas. Los efectos del mar fueron devastadores en el poblado de Santa Cruz del Sur, donde las inundaciones costeras llegaron hasta unos 1 500 metros tierra adentro. Paloma ocasionó en el país daños materiales valorados en 300 millones de dólares, incluidas las afectaciones en más de 12 000 viviendas.

Sandy (2012)

El Oriente de Cuba fue la zona más maltratada por el temible huracán Sandy que, con categoría 2 en la escala Saffir-Simpson y vientos de 175 km/h, arrasó fundamentalmente con Santiago y Guantánamo. Once personas fallecidas fue el saldo oficial del paso de Sandy, que agravó la situación de precariedad en que vivían miles de familias, sobre todo en áreas rurales e intrincadas de las provincias orientales. Cinco horas estuvo el huracán sobre territorio cubano, con el efecto combinado de las lluvias intensas y las rachas de viento que superaron los 200 km/h, por lo que quedó registrado en la historia como un fenómeno atípico para la región.

Irma (2017)

El huracán Irma azotó Cuba con categoría 5 en la escala Saffir-Simpson y vientos de 295 km/h. Durante su paso de 72 horas por la costa norte del país afectó 13 provincias, donde provocó daños en más de 158 000 viviendas, produjo 14 000 derrumbes y 10 fallecidos. Las afectaciones fueron calificadas como severas, sobre todo en sectores vitales como la infraestructura energética, el abasto de agua, la producción de alimentos y la salud. En algunas comunidades costeras, fundamentalmente del centro del país, todavía permanecen familias damnificadas que no han podido recuperarse del todo.

Ian (2022)

El 27 de septiembre de 2022 el huracán Ian, con categoría 3 en la escala Saffir-Simpson, tocó tierra por Pinar del Río, arrasando con todo a su paso. Ocasionó la muerte de tres personas y graves daños materiales en la más occidental de las provincias cubanas y la Isla de la Juventud, donde la lluvia y los fuertes vientos causaron pérdidas millonarias en infraestructura, vivienda, agricultura, electricidad y telecomunicaciones. Territorios como Mayabeque, Artemisa y La Habana también sufrieron los embates de Ian, aunque puede decirse que Cuba entera se vio afectada, porque las averías energéticas provocadas por este potente ciclón mantuvieron a la isla prácticamente a oscuras durante varios días.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí