noviembre 26, 2021
23.2 C
Havana

¿De dónde sale y para qué se crea en Cuba un Instituto de Información y Comunicación Social?

Foto: Manuel Larrañaga / Cuba Noticias 360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

La noticia tomó por sorpresa a todos: el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) deja de existir para dar paso a una entidad similar, pero con un campo de acción más abarcador y “moderno”.

Dicho mal y pronto, esta es la conclusión del Decreto-Ley 41 emitido esta semana por el Consejo de Estado cubano, donde se establece la extinción del conocido ICRT para, en su defecto, instaurar el Instituto de Información y Comunicación Social (IICS).

La flamante entidad “tiene la misión de conducir y controlar la Política de la Comunicación Social del Estado y el Gobierno cubanos, proponer su perfeccionamiento, así como contribuir a fomentar la cultura del diálogo y el consenso en la sociedad cubana”.

Pero… ¿exactamente cómo será esto? Aún no queda muy claro. De hecho, el propio Decreto-Ley establece que el Consejo de Ministros tiene un plazo de treinta días para establecer las funciones específicas, la estructura y composición del IICS.

De lo que se sabe, llama la atención el propósito de este organismo con rango de ministerio, tal y como lo tenía el ICRT: “conducir”, “controlar”, “fomentar diálogo y consenso”

Se supone que con este nuevo instituto se tracen las pautas de todo lo que se comunica en el país, no solo de la prensa, sino también de la comunicación institucional y el diseño gráfico.

“Debe facilitar el avance hacia nuevos modelos de prensa y de comunicación públicas, una necesidad acentuada por la rápida inmersión de Cuba en la llamada era de la convergencia y en el escenario de guerra híbrida que enfrenta el país”, dijo Ricardo Ronquillo, experiodista de Juventud Rebelde y hoy presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC).

El vicepresidente de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales (ACCS), Humberto Juan Fabián, asegura que la creación del IICS no es una medida tomada de último minuto, sino que llega tras casi 10 años de debate e investigación.

“No fue nada apresurado”, aseguró Fabián.

No obstante, casualmente se “apresuraron” a anunciar su gestación en medio de un contexto donde cada semana llega una nueva normativa de “reforma” sociopolítica, catalizada por el estallido social del 11 de julio.

Parecieran precisamente estas manifestaciones el principal detonante para el anuncio. Nueve años de estudios, distintos antecedentes – desde congresos del partido, política de comunicación presentada en 2018, lineamiento 256 – y aún así se presenta la creación de una entidad sin estructura y funciones completamente claras.

El IICS busca “resolver” a largo plazo los problemas estructurales de la prensa estatal, la que ya existe, y del resto de los mecanismos comunicativos asociados, pero no representa en sí una transformación en el ecosistema de medios, puesto que aquellos al margen de la égida gubernamental continuarán siendo prohibidos.

Hasta no saber más y ver en la práctica cómo se desarrolla, la creación de este instituto no es más que “el mismo perro con diferente collar” dirían algunos. En la concreta, podría ser solo un cambio de nombre que, para colmo, nos deja unas siglas más difíciles de pronunciar y menos pegajosas que las acostumbradas “iceerreté”.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 17 =

Último minuto