septiembre 22, 2023
22.2 C
Havana

Topes de Collantes, el intrincado paraje montañoso que aspira a Monumento Nacional

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

A más de 800 metros sobre el nivel del mar, en pleno macizo de Guamuhaya, Topes de Collantes ofrece una vista de ensueño: el lomerío, plisado de verde, muere sin dolor en la línea sinuosa de la costa; el mar se difumina a lo lejos, luego de perfilar de un azul intenso los bordes de la península de Ancón; abajo, la ciudad de Trinidad parece un grabado del siglo XIX.

Miles de turistas cubanos y extranjeros han quedado deslumbrados con la fisonomía de una región que, si bien no puede compararse con las alturas estratosféricas del Aconcagua ni con los volcanes dormidos de Los Andes, tiene el encanto de los sitios casi vírgenes.

El paisaje natural, de gran interés científico desde el punto de vista ecológico y botánico, y el conjunto arquitectónico, sorprendente por su majestuosidad, conforman un complejo tan peculiar que los especialistas de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Trinidad y el Valle de los Ingenios laboran por estos días para conseguir la declaración de este enclave como Monumento Nacional.

De acuerdo con la Ley General de Protección al Patrimonio Cultural y al Patrimonio Natural, para formar parte del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural un sitio debe poseer determinada jerarquía, soberanía e identidad cultural, así como un cúmulo de valores arquitectónicos, ambientales y artísticos que lo hagan excepcional.

Y todo ello lo tiene de sobra Topes de Collantes: un paisaje exuberante de bosque y helechos, un microclima en el que se puede vivir sin ventilador en pleno agosto, las historias todavía recientes de la lucha contra bandidos y, para rematar, edificaciones como el Kurhotel Escambray —antiguo sanatorio antituberculosis erigido por Batista a petición de su esposa— o la casa de descanso Mi Retiro y la carretera que lleva al pueblo, que merece ser considerada una obra cumbre de la ingeniería civil cubana.

En declaraciones a la prensa, especialistas de la Oficina del Conservador del sureño territorio explicaron las posibles ventajas que reportaría a Topes de Collantes el hecho de recibir protección legal y salvaguarda, además de los beneficios por el incremento del interés turístico internacional, que se traduciría en mayor número de visitas y mejoría de la gestión económica de la comunidad.

La designación como Monumento Nacional no solo valorizaría su patrimonio ambiental y cultural, sino que también impulsaría mejoras y contribuiría a la conservación y sostenibilidad del lugar a través del fomento de investigaciones sociales sobre la flora y la fauna locales, detallaron los expertos.

Pese a la celeridad con que la Oficina del Conservador de Trinidad prepara el expediente, la presentación de los valores de Topes de Collantes ante el Consejo Nacional de Patrimonio debe ocurrir el año próximo.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here