septiembre 29, 2022
24.2 C
Havana

Alejandro Bujan: “Quiero que se viva la cubanía como algo lindo, no como algo que fue destrozado”

Fotos: Cortesía del entrevistado

Texto: Alejandro R.

Alejandro Bujan tiene 19 años y se describe a sí mismo como un soñador incansable. Fueron quizás esas ansias de soñar las que lo llevaron a crear un proyecto como CubaSays, una idea muy personal que dejó de ser suya para convertirse en la de muchos cubanos, dentro y fuera de la isla.

Fue un 1 de octubre, hace casi un año ya, en plena madrugada, cuando decidió subir a Instagram las primeras tres frases y el logo en un perfil completamente nuevo. La sorpresa llegó al amanecer, más de 5000 seguidores en solo una noche. “Fue algo bestial que no me creía”.

“Hace mucho tiempo quería crear algo así de cartelería y mensajes, y estuve viendo páginas que hacían esto en otros países, pero en Cuba no había ninguna en aquel momento. Decidí hacerlo sobre todo por una frase que había leído en un libro que decía `cuando quieras ver algo y no lo encuentres, créalo tú´ y así salió CubaSays”, contó Bujan a Cuba Noticias 360.

La ilustración es otra de sus pasiones, algo que hace en sus tiempos libres. Además, es un amante de la naturaleza y del color verde en todos los sentidos. “Soy una persona muy común tal vez, muy liberal de mente. Amo la meditación, la tranquilidad y al mismo tiempo la energía. Amo a mi familia y a mis amigos. Soy 100% cubano”, asegura.

Con esa pasión por la ilustración creó también Letradilla, que fue el proyecto que lo visibilizó un poco más en el mundo del diseño en Cuba y fue el motor de su trayectoria en ese escenario. Letradilla fue su primer “bebé”, su primer proyecto de ilustración que aún mantiene activo.

Alejandro empezó a estudiar diseño gráfico en Cuba, pero no lo terminó porque se marchó de la isla, pero “desde antes de comenzar la academia me mantenía estudiando de forma autónoma y creo que estudié muchísimo más así”. Esos estudios propios y esa preparación lo han llevado también a trabajar como freelancer para diferentes proyectos y marcas en la isla, pero sin dudas CubaSays es lo que profesionalmente más lo une a su tierra ahora mismo.

¿Cuál fue el objetivo principal de CubaSays?

Defender la cubanía desde todos sus puntos de vista, desde nuestra cultura, nuestra forma de ser, de hablar, nuestras tradiciones, nuestro infinito humor. Defender eso y de alguna forma mostrárselo al mundo, al que no es cubano para que nos conociera de verdad. Queríamos que conociera cómo es la gente, el cubano de a pie.

También para brindarle a los cubanos que están lejos, a los que tuvieron que marcharse, un poquito de recuerdos. Llevarles hasta donde quiera que estuvieran un poquito de Cuba, un poquito de nosotros. Que recordaran su infancia, su escuela, sus madres, las frases de sus abuelas. Creo que esta es la clave de CubaSays.

¿Cómo fue gestionar CubaSays desde Cuba?

Fue en exceso complicado, primeramente por los problemas de internet. Era muy costoso, muy lento. También el problema de la falta de libertad de expresión porque tenía que pensar todo el tiempo en “¿está bien que ponga esto?”, “¿me puede pasar algo si pongo esto?”. Pienso que toda persona que cree contenido desde Cuba y tenga un poquito de influencia, sabe que tiene ojos puestos encima de su cuenta y de lo que sube a ella. 

Había muchas ideas que se me ocurrían y sabía que no podía publicarlas porque podían tener una repercusión negativa. Por eso pienso que el problema de la internet y el no poder expresarlo todo fueron los principales problemas que tuve mientras hice esto desde Cuba.

No obstante, tengo que agradecer a mis amigos que están en Cuba y que son parte de este equipo: Amanda Michel, mi mano derecha desde el principio, Yenifer Paumier, Cesar Segura, Lorena Lídice y Carlos Rojas. 

¿Cómo ha sido la acogida de CubaSays en redes?

Desde el primer momento ha sido sorprendente, yo nunca me lo he creído. Nunca pensé que CubaSays llegara a ser lo que es, a tener tanto alcance que incluso cubanos que están dispersos por todo el mundo lo siguen. Este alcance ha sido genial en solo un año. 

Yo siempre empecé con el miedo de qué pasará cuando CubaSays pase de moda y no, hasta ahora no ha pasado de moda y nunca han parado de llegar nuevas personas, de crecer y de formar esta comunidad tan bonita que tenemos.

Además del perfil en Instagram ¿que otros elementos tiene CubaSays?

Tiene una tienda internacional que está disponible en todos los países del mundo y creo que es un factor externo bien importante para el proyecto. Tenemos también presencia en casi todas las redes sociales y estamos trabajando en una nueva expansión de la que todavía no puedo hablar mucho, pero es algo nuevo que está a puntito de salir.

¿De dónde salen las ideas y las frases que publican en CubaSays?

Yo estoy todo el tiempo pensando en eso porque para mi CubaSays es prioridad. Es como un proceso que es inconsciente. Yo voy por ahí y escucho algo y pienso cómo puedo llevarla a CubaSays. 

Veo muchas películas cubanas, mucho contenido del que saco referencias. De manera general mucho contenido que tenga que ver con cubanía y que me nutra para poder luego compartirlo con el público. 

Tengo también muchos contactos con gente de Cuba para poder sacar ideas de ahí. Además, los seguidores, nuestra comunidad, aportan muchísimas ideas buenas y frescas. Incluso personas de varias generaciones y esa mezcla es la clave de nosotros.

¿Qué quieres transmitir con CubaSays?

El amor hacia el cubano, a tus raíces sin importar factores políticos que son ajenos a nuestra identidad, a lo que somos. 

Nosotros somos salsa, caña, ron, tabaco, el “asere que bolá” de las mañanas, la gentileza, el compartir la sal con tu vecino, la risa, el humor, la alegría a pesar de los males. El cubano es eso: la felicidad a pesar de todo, el sobrevivir a pesar de todo con alegría. 

Yo quiero que eso se celebre, independientemente que el país esté como esté. Quiero que se siga viviendo la cubanía como algo lindo y no como algo que fue destrozado, porque donde sea que estés tú sigues siendo cubano, eso sigue viviendo dentro de ti. Y quiero que, aunque no puedas decir tus frases en otro país porque nadie las va a entender, cuando las leas en la página las recuerdes, pienses en alguien diciéndolas y sonrías.

Quiero que eso sea CubaSays, ese respiro de cubanía y esas memorias.

¿Cuándo y por qué decidiste salir de Cuba?

Salí de Cuba este año, pero creo que siempre, lamentablemente, todos los cubanos, principalmente la gran mayoría de los jóvenes cubanos, tiene en su mente irse de Cuba. Creo que es la principal idea de la mayoría de los cubanos, aunque tampoco quiero ser absoluto.

Salir de la isla siempre había estado en mi mente, pero nunca con tanta decisión, ni con tanto afán de acción como desde este año. La situación está en exceso complicada en Cuba, a nivel político, económico, y va de mal a peor. 

Además, se estaban yendo amigos, personas conocidas y dije “creo que este es el momento, voy a marcharme” y fue lo que hice. Con el dolor más grande del mundo porque dejé atrás a muy buenos amigos, a familia, pero así me fui el 2 de abril de 2022.

¿Cómo ha sido para ti salir de Cuba?

Ha sido un cambio radical en mi vida, puede que sea el cambio más grande que tenga en mi vida. Ha sido triste por dejar atrás tantas personas que quiero y extraño, por dejar atrás toda mi vida, por no saber cuando puedo volver a ver a esa gente. eso es algo que duele muchísimo. 

Por otra parte ha sido un regreso a la motivación y la inspiración, al yo quiero hacer esto y puedo hacerlo, al yo quiero esto y si me esfuerzo puedo lograrlo. Ha sido un “ahora sí todo depende de ti” porque si trabajas por eso puedes tenerlo.

Salir de Cuba me ha devuelto las ganas de soñar y trabajar, porque siento que lo que hago está siendo retribuido de la forma que merecía. Me siento libre, sin ataduras, con ganas de seguir creando. Siento que empezó una parte importante de mi vida.

De manera general creo que para los jóvenes irse de Cuba es dejar tu vida atrás, pero al mismo tiempo es recuperar esas alas que te cortaron para poder volver a volar, soñar, creer, crecer. Irte de Cuba es recuperar eso.

¿Cómo era para un joven como tú vivir en Cuba?

En Cuba se vive una desmotivación porque no tienes la libertad de soñar, de trabajar por lo que realmente tú quieres porque no será retribuido. No sientes que todo ese esfuerzo que hiciste estudiando día y noche va a ser recompensado. 

Creo que también se pierde ese niño interior que uno tiene y que nunca deja de soñar porque hay un punto donde te das cuenta que es extremadamente difícil o imposible hacer tus sueños realidad.

También me gusta mucho decir que a pesar de todo se es feliz, porque cada persona puede aprender a ser feliz en cualquier sitio. No me gusta decir que la gente en Cuba no es feliz, sobre todo porque no depende de un solo factor, pero sí creo que los jóvenes en Cuba pierden motivación, ganas de soñar. El único sueño que perdura en los jóvenes en Cuba es el de marcharse.

2 Comentarios

  1. Una forma de pensar muy certera, me sorprende que tan joven piense así, expone de forma muy cordial la realidad. Muchos éxitos en su vida, por lo que veo, los cosechara

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Último minuto