noviembre 29, 2021
20.6 C
Havana

Autorretrato de Frida Kahlo se convierte en la obra latinoamericana más cara de la historia

Foto: GettyImages

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Nunca una obra de arte latinoamericana se vendió por tanto dinero en una subasta; el autorretrato Diego y yo, de la artista mexicana Frida Kahlo, marcó un precio récord, al venderse en Nueva York por 34,9 millones de dólares, cuadruplicando el máximo histórico obtenido por otra pieza de la pintora, de 8 millones de dólares en 2016.

Subastada por última vez hace 30 años, la obra, de pequeñas dimensiones -30 centímetros de alto y 22,4 de ancho-, es un autorretrato en primer plano de Kahlo que fue completado en 1949, cinco años antes de la muerte de la artista mexicana.

Según informó el portal suizo de noticias swissinfo.ch, durante la primera puja en la casa de subasta británica Sotheby’s, en su sede en la ciudad de Nueva York, la pintura superó el récord al ofrecerse 26 millones de dólares.

Nada más terminar la puja, Sotheby’s indicó en un comunicado que “el precio alcanzado sitúa a Frida Kahlo en el centro de la escena junto con los grandes titanes de la historia del arte, y como uno de los artistas más codiciados del mercado actual”.

La directora de arte latinoamericano de Sotheby’s, Anna Di Stasi, reseñó que Diego y yo simboliza la tempestuosa relación entre Kahlo y su compañero de vida, el también artista de la plástica, Diego Rivera, quien aparece en el autorretrato dibujado sobre la frente de la mexicana, elemento con el que la pintora representó la continua presencia de su marido en su mente.

Se trata de un retrato «pintado en el mismo año en que su amado Diego se embarcó en un romance con su amiga, la actriz mexicana del Siglo de Oro, María Félix; por lo que constituye la expresión pintada de su angustia y dolor», dijo Di Stasi.

De acuerdo con swissinfo.ch, el cuadro no sólo pulverizó el anterior récord de la artista, sino que también se quedó a una gran distancia del previo máximo histórico en subasta de un pintor latinoamericano, que ostentaba su marido, Diego Rivera, con el cuadro Los Rivales, que fue vendido por 9,76 millones de dólares en 2018.

Diego y yo ya había hecho historia la última vez que salió a subasta en 1990, al venderse por 1,4 millones de dólares, lo que supuso la primera vez que se superó en una puja el millón de dólares por una obra de un artista latinoamericano.

No obstante, a que en esta ocasión el autorretrato de Khalo ha marcado un precio récord, la subasta ha impresionado tanto a los compradores como a los expertos de la casa, pues la obra se ha vendido por un precio más cercano al rango más bajo de su estimación, pues estaba entre los 30 y los 50 millones de dólares.

El comprador de la pintura fue el empresario argentino Eduardo Constantini, de quien la casa de subastas especificó que se trata de un reconocido coleccionista, fundador del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), que ha comprado la obra para su colección privada y no para la pinacoteca argentina.

Recientemente, Constantini ha comprado para el MALBA otras obras de arte de importantes artistas hispanos, como «Omi Obini» (1943), del cubano Wifredo Lam, por la que pagó 9,6 millones de dólares, o «Armonía (Autorretrato sugerente)» (1956), de la española Remedios Varo, por 6,2 millones de dólares, ambos precios históricos para estos pintores.

Kahlo falleció en 1954, a la edad de 47 años, pero su obra y su universo no han dejado de reactualizarse, ya que el pasado mes de septiembre se publicó un libro en el que se reúne toda la obra de la artista mexicana, con las cuales se puede realizar una reflexión más crítica sobre la vida y obra de una de las pintoras más destacadas del siglo XX.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 2 =

Último minuto