julio 15, 2024
24.2 C
Havana

La Recarga 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 11 de julio al 21 de julio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am

Recargar ahora

Deporte cubano en 2024: todos los caminos conducen a París

Foto: Shutterstock

Texto: Raúl del Pino

Una vez pasada la página de un 2023 caótico, en el que vivimos Juegos Centroamericanos y Panamericanos con solo meses de diferencia, el deporte cubano apunta su proa a los Juegos de la XXXIII Olimpiada que tendrán por sede a París del 26 de julio al 11 de agosto. Los resultados de los recientes eventos multideportivos, junto a los de la anterior cita estival en Tokio, hace dos años y medio, permiten esbozar el papel que pudiera desempeñar Cuba en la capital francesa.

Atrás quedaron las épocas en que la pequeña isla del Caribe acudía a la meca del deporte mundial con grandes delegaciones. La realidad del país hoy es otra y soñar con emular aquellas gestas no tiene ningún tipo de sentido.  Al menos las autoridades deportivas lo tienen claro, y por ello es que desde finales de año anunciaron la estrategia para acercarse o repetir la cosecha del verano de 2021.

“No podemos trabajar de forma general, con deportes completos, sino con las individualidades que tienen potencialidades para poder mantenernos entre los 20 primeros países en París 2024. No hay otra manera para distribuir el presupuesto y concebir la ruta crítica”, alertó hace unas semanas José Antonio Miranda, director de alto rendimiento del Inder.

En otras palabras, Cuba renuncia a la masividad y concentra sus recursos en aquellos efectivos o disciplinas que realmente tienen posibilidades de plasmar un rendimiento que le permita a la delegación ocupar los puestos cimeros que históricamente ha logrado. “Contamos con unos 15 atletas que deben recibir toda la prioridad y atención; un trabajo multisectorial en el poco tiempo que nos queda para el entrenamiento y la preparación”, agregó el directivo.

Hasta finales de 2023, la isla ya tiene una veintena de clasificados en ocho deportes. El atletismo se ubica a la cabeza con seis exponentes y le siguen otras disciplinas como luchas (4), boxeo (3), canotaje (2), tenis de mesa (2), tiro (1), pentatlón moderno (1) y ciclismo (1). El Inder pretender aterrizar en París con un grupo similar al de los pasados Juegos en cuanto a cantidad de integrantes. Aquella comitiva fue la más reducida desde 1964, con solo 69 atletas, pero logró sacar siete coronas y anclar en un meritorio escaño 14 por naciones al término de la justa.

Sin embargo, la mayor parte de ese admirable botín, sobre todo las medallas de oro, la consiguieron deportistas que luego se marcharon del país o que llegarán a la nueva lid con la etiqueta de veteranos. Entre los ejemplos más destacados aparece la canoa biplaza (C-2) a 1000 metros, cuyos dos integrantes dorados en Tokio no estarán el próximo verano. Fernando Dayán Jorge fue uno de los campeones olímpicos que abandonaron Cuba en este ciclo, y su compañero Serguey Torres anunció su retiro el pasado verano tras 21 años como atleta activo.

También destaca el caso del púgil Andy Cruz, uno de los títulos más seguros de la delegación antillana en Tokio, pero que a finales de 2022 decidió emigrar a Estados Unidos para probarse en el mundo profesional. Lo mismo hizo el grequista Ismael Borrero, oro en Rio 2016, y a quien todavía le quedaba gasolina en el tanque para conquistar un segundo lauro en Francia. Tampoco se puede contar con las discóbolas Yaime Pérez y Denia Caballero, y se desconoce el estatus del saltamontes Juan Miguel Echevarría. Todos ellos también subieron al podio en citas recientes bajo los cinco aros.

Por otra parte, algunos monarcas de Tokio de la talla de Mijaín López, Julio César La Cruz o Arlen López irrumpirán más con la categoría de leyendas que de favoritos y, aunque perfectamente pueden volver a dar el alegrón, nadie se atrevería a vaticinarlos como 100 por ciento seguros. Sucede así también con otras figuras prominentes como la judoca Idalys Ortiz o el pistolero Leurys Pupo, ambos plata en la urbe tokiota.

Por supuesto, otra nueva camada de atletas ha emergido por el camino y actualmente está llamada a ocupar la proa rumbo a París. El luchador Luis Orta hace poco fue seleccionado como el mejor grequista del planeta y tiene todas las papeletas para sumar su segundo oro olímpico. Entre las mujeres, sobresale la piragüista Yarisleidis Cirilo, flamante campeona del mundo en el C-1 a 200m, y candidata a preseas en esa modalidad. No por gusto, ambos resultaron los mejores atletas seleccionados por el Inder en 2023.

Aunque solo nos separan siete meses de los Juegos parisinos, el camino se intensificará a partir de ahora con varios eventos clasificatorios que, poco a poco, permitirán dilucidar de mejor forma las aspiraciones reales de la delegación cubana. Sin embargo, el trabajo de los expertos, por muy necesario que resulte para trazar la ruta crítica, muchas veces no se ajusta con lo que realmente sucede en la competencia. Y aquí los cubanos tienen maestría, en irse por encima de los pronósticos. Esperemos que en ese sentido, París sea mejor que Tokio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí