diciembre 8, 2023
17.2 C
Havana

Lo último de Vivir del Cuento: La gallina de oro

Foto: Captura de Video

Texto: Hugo León

Carniusca, Polloski, Huevoski y Lechoski son personajes de una historia que desaparecen en algún momento por diferentes causas y nunca más se les volvió a ver, explica Pánfilo a Chequera sobre un libro que está leyendo.

-¿Viejo tú estás seguro de que esa historia ocurre en una aldea en Europa? Responde el segundo porque, a decir verdad, las coincidencias con cierta isla del Caribe son más que evidentes.

Así comienza el último episodio de Vivir del Cuento, titulado “La gallina de oro”, en el cual se tocan temas delicados para los cubanos como la falta de comida y el precio de la misma cuando aparece.

Además, se muestra como el poder adquisitivo del salario cubano ha disminuido rápidamente y que esto es aún peor para los jubilados, que ganan en el orden de los mil 500 pesos y deben acudir a vender productos que no consumen. Pánfilo es uno de ellos, por lo que vendió los cigarros de varios meses para ahorrar algo de dinero extra.

Por otro lado, los precios de infarto como el del cartón de huevos a mil 900 pesos son pagados por quienes sí pueden permitírselo, un pequeño guiño a la distancia que separa a los más afortunados de la población media en el país.

“Si yo me compro ese cartón no puedo comprar más nada de comida en todo el mes”.

Otra de las críticas de este episodio de Vivir del Cuento fue a la dificultad para poder cobrar el dinero en los cajeros. A Pánfilo, por ejemplo, le depositan el dinero cada 30 días pero necesita otros 15 para sacarlo.

La supuesta gallina de los huevos de oro

Pánfilo saca sus cuentas y descubre que tener una gallina ponedora de huevos es como poseer una pequeña mina de oro. Es así que compra una gallina y hace hasta lo imposible para que el ave empiece a poner huevos, algo que costó muchísimo trabajo, tiempo e inversión y no da resultados (como casi todoas las grandes ideas de los personajes principales de Vivir del Cuento).

Para animar a su amigo Chequera le hace creer que la gallina ya está produciendo, y todo esto bajo la constante inspección de las autoridades, que al final descubren el ave e imponen multas y determinan el decomiso de la gallina.

Chequera y Pánfilo salen del problema explicando que están aplicando la “resistencia creativa” a la que llaman las autoridades e incluso reciben un reconocimiento por la supuesta productividad de 10 huevos al día.

A espaldas de Pánfilo, «el Cheque» vende la gallina a Chacón porque sabe que esta en realidad no pone huevos, así que logra un buen negocio por ella y Pánfilo entiende que los supuestos huevos habían sido prestados. Chacón, que pagó cinco mil pesos por el animal, comprende lo fatal de su decisión y no le queda de otra que resignarse, mientras sus vecinos disfrutan de su pequeña victoria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí