mayo 17, 2022
27.2 C
Havana

Los síntomas de ómicron pueden confundirse con un resfriado común: ¿qué dicen los epidemiólogos?

Foto: Roy Leyra/CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Algunos de los síntomas que puede provocar la variante ómicron de COVID-19 son: dolor de cabeza, secreción nasal, dolor de garganta, fatiga y estornudo. Pero, atentos, la mayoría de epidemiólogos coinciden en que estos cuadros pueden ser confundidos con un resfriado común.

El mundo ya se ha puesto alerta, debido a su fácil propagación. Ómicron es, ahora mismo, la variante más peligrosa del COVID-19 debido a su velocidad de transmisión, aunque su sintomatología sería menor y acarrearía menores riesgos.

Por lo que se recomienda el aislamiento preventivo para evitar contagios masivos, sobre todo en estas fechas de festividades donde los núcleos familiares suelen reunirse con mayor frecuencia.

Dos años después de la aparición de la COVID-19, los expertos han aprendido que cada ola de la pandemia se comporta diferente al resto y que cada nueva variante tiene sus propias características.

En este caso, y a falta de estudios más definitivos, las observaciones preliminares muestran que es más transmisible, como indica la Organización Mundial de la Salud en su último informe, y que presenta síntomas diferentes en las personas que contraen la infección.

Ya no es tan habitual perder el sentido del gusto o el olfato y cuando se manifiesta se parece más a un resfriado común.

«Predomina el dolor de garganta, el cansancio, la fiebre y la mucosidad, sobre todo rinorrea, que es muy característica», es la opinión del portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, el doctor Lorenzo Armenteros.

La nueva variante, detectada en más de 100 países, también puede presentar otros síntomas como estornudos, picor de ojos y, en menor medida, manifestaciones digestivas, como náuseas o diarreas que, si ya se detectaron con otras variantes, en este caso lo hacen «en menor grado de intensidad», recalca dicho especialista.

Varios estudiar confirman que el virus llega con menos frecuencia a los pulmones y que se queda en las vías respiratorias altas, la garganta o la nariz,  y ello provoca congestión nasal, mucosidad, tos, una  sintomatología similar al resfriado común.

La jefa técnica de la OMS, María van Kerkhove hizo un llamado a la población que, con todo, «no sabrías ver la diferencia, así que lo mejor que puedes hacer es mantenerte seguro, vacunarte y tomar todas las medidas a tu alcance para reducir tu exposición al virus».

De acuerdo con un estudio preliminar sobre la evaluación temprana de la gravedad de la variante ómicron en Sudáfrica, el riesgo de hospitalización es menor que entre las personas infectadas con delta pero que, una vez en el hospital, el de sufrir la enfermedad grave es similar.

Lo que sí está claro y lo han dicho los expertos, es que las ventajas de unos síntomas más leves de cara a no saturar los hospitales podrían quedar neutralizadas con una mayor transmisión, porque si hay más personas infectadas, la población de riesgo o con otras patologías expuesta al virus también aumenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 1 =

Último minuto