junio 29, 2022
32 C
Havana

Matanceros piden ayuda ante crítica situación con el COVID-19

Foto: CubaCute

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Médicos que atienden en los pasillos de las instituciones hospitalarias a los enfermos con coronavirus, pacientes que son enviados a sus hogares por falta de capacidades en estos centros, población que pide ayuda ante el colapso que sufre la provincia, conforman el escenario hoy en la occidental Matanzas frente una fuerte oleada del COVID-19.

Ante este mantenido panorama pandémico brigadas médicas y recursos materiales necesarios para el enfrentamiento al Covid parten para Matanzas al tiempo que se incrementan las capacidades hospitalarias, de acuerdo a un comunicado de la alta dirección del gobierno de Cuba.

En la actualidad ese territorio y todos sus municipios presentan la situación epidemiológica más compleja del país, con reportes diarios de contagios que en los últimos días han llegado a superar los mil enfermos, según datos suministrados en la comparecencia televisiva del doctor Francisco Durán García, director nacional de epidemiología.

Informaciones de reporteros de la televisión nacional apuntan a que los esfuerzos se dirigen a la turística región que cuenta con el internacionalmente conocido balneario de Varadero, para “acabar con el duro escenario que viven sus pobladores, personal sanitario y autoridades”.

A su vez, el centro televisivo Yumurí, de la demarcación, destacó este martes que el apoyo de 100 médicos y 100 enfermeras de la brigada Henry Reeve de distintas provincias, creada para enfrentar desastres naturales y otros en diferentes partes del mundo, “llegará mañana miércoles a Matanzas a fin de apoyar la labor del personal ante la compleja situación que vive la provincia con este rebrote de la Covid-19”.

Numerosas voces se han alzado en estos días en la redes sociales para solicitar auxilio ante lo que denominan el colapso de la atención médica y hospitalaria. María Antonia Colunga Olivera, comunicadora en Cáritas Cuba, reflejó en su perfil de Facebook lo expuesto en las redes sociales Dayli Rizo Cabrera, Licenciada en Psicología del policlínico Héroes del Moncada, quien se pregunta “qué hay de malo en reconocer que necesitamos algo que tanta veces hemos regalado”.

Justifica su petición de ayuda ante el escenario de “una población enferma o en alto riesgo de enfermar” que “está sufriendo la enfermedad más mortífera del último siglo y se siente desprotegida, atemorizada” y añade que las personas incluso encontrándose en una institución habilitada para pacientes positivos, “sufre la ausencia de los tan buscados y necesarios antibióticos, esteroides, antipiréticos (…) La realidad es que no existen los medicamentos para tratar los diferentes síntomas que presentan los pacientes positivos de Covid-19”.

La especialista asegura que ha sido testigo tras más de una década en el sector, de la fatiga pandémica que recorre los pasillos “de todas las instituciones de salud” y de las historias más tristes: “he visto a médicos llorar de dolor, de impotencia, de desgaste”.

Rizo Cabrera afirma: “necesitamos insumos médicos y alimentación para cubrir los centros de aislamiento” y extiende su solicitud de apoyo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la comunidad internacional, a los países amigos, a “cualquiera que desee brindarla”.

Por su parte, el científico cubano Amílcar Pérez expone que “las cifras de casos confirmados diarios de la COVID-19 en Cuba y particularmente para Matanzas plantean un escenario epidemiológico crítico”. Bosqueja una comparación de los contagios diarios en la India y Brasil como promedio en un intervalo de siete días en los que colapsó el sistema de salud en esos países con el contexto que se da hoy en la isla.“No estoy diciendo que sucederá lo mismo en Cuba. Hay muchas otras variables a considerar aquí (…) Pero lo que sí está claro es que, o esta tendencia se revierte de inmediato o Cuba está en ruta de colisión contra una crisis de enorme costo de vidas”, señala el experto.

Galenos de Matanzas reflejan de igual forma que ocurre el hecho de positivos a la enfermedad sin poder ser ingresados a causa de que la emergencia está “repleta de pacientes y hasta hay que atenderlos en la silla del médico o que “somos nosotros los que damos la cara al problema y a los familiares que tenemos que decirle que no tenemos donde poner a su familiar porque no hay camas ni camillas” y reclaman “fuerza para enfrentar esta situación”.

Un internauta, Oscar Humberto Hernández Delgado, narra como su esposa y él comenzaron con los síntomas y se encuentran en la casa porque todo está colapsado, asevera que faltan en las instalaciones médicas los medicamentos mientras “se venden en el mercado negro” y pone como ejemplo los 100 cup que hay que pagar por las tabletas del antibiótico azitromicina.

De igual forma denuncia que hay “más de cuatro mil rusos en Varadero a toda leche sin nasobuco (mascarilla) por Cárdenas y Matanzas y nadie les pone freno”.

De acuerdo a las cifras diarias del director nacional de epidemiología, Rusia es la nación de la que proviene cotidianamente la mayor cantidad de ciudadanos de ese país contagiados del coronavirus y de cubanos en iguales circunstancias que retornan luego viajar a la misma.

En declaraciones a “Sputnik News” la cónsul general de Rusia en La Habana, Nana Mgeladze, dijo que más de 150 turistas rusos que arribaron al balnerario de Varadero se encuentran aislados en hoteles tras dar positivo al Covid-19, y otros 130 que viajaron a Cuba antes del 29 de junio permanecen recluidos en instalaciones hoteleras.

Varadero es punto preferencial donde se mezclan turistas extranjeros y cubanos y a propósito Ivis Fernández, responsable de turismo en Matanzas resaltó hace varios meses que “Varadero, como playa, es balneario madre de Cuba, la playa más hermosa y querida por los cubanos, realmente es un destino con todas las condiciones para que constituya un refugio de vacacionistas, con una práctica de disfrute de muchos atractivos de manera muy segura”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + 3 =

Último minuto