diciembre 1, 2021
14.2 C
Havana

Cubanos condenan actos de repudio

Foto: Roy Leyra / CN360

Texto: Redacción Cuba Noticias 360

Varios ciudadanos cubanos han condenado en sus redes sociales los actos de repudio que se vienen realizando desde el domingo en casas de personas reconocidas por pedir cambios en el sistema imperante en la isla.

Durante todo el domingo en la residencia del dramaturgo Yunior García, personas partidarias del sistema cubano se reunieron en los bajos de su vivienda para gritarle “Gusano” o la consigna revolucionaria “Patria o Muerte”.

Asimismo, a varios activistas en el resto del país, como la emprendedora cubana Saily González Velázquez, desde horas de la mañana del lunes les organizaron mítines de repudios en los que además de consignas patrióticas les han ofendido.

 “No es que los «actos de repudio» inciten a la violencia: es que la afirman. Alimentan climas de intolerancia. Los “actos de repudio” no buscan justicia alguna: producen injusticia. Además, los «actos de repudio» autorizan la escalada de la violencia a manos de personas y grupos muy diversos y de todas las orillas. Erra quien crea que una vez producida política de odio, se conserva control sobre ella. La política, sus actores y los afectos circulantes no tienen bridas totales. Los actos de repudio parecen el fin más peligroso, pero no lo son. Puede escalar, aunque parezca que ya son el colmo de la perversidad”, escribió en su muro de Facebook la ensayista e investigadora Ailynn Torres Santana.

En la historia de la revolución cubana los actos de repudio o mítines de reafirmación patrióticas frente a las viviendas de personas que disienten del poder tienen un precedente histórico, que parecía haberse cubierto con el polvo del tiempo, aunque llega hasta hoy el resentimiento causado tanto por las personas que los han sufrido como aquellas que participaron.

“Hay quienes leen los «actos de repudio» como una política afirmativa de algo: de apoyo al sistema. Los actos de repudio en Cuba son tan criminales como el bloqueo. Hacerse el chivo o chiva con tontera sobre esos repudiables hechos mientras se sale hablar en nombre de la Paz y la defensa de la Revolución es de una hipocresía, vergüenza y contrarrevolución de la que no se vuelve”, advirtió el fotorreportero Kaloian Santos Cabrera.

La imagen de Yunior García detrás de su ventana, con un cartel en el que se leía “mi casa está bloqueada”, recorrió el mundo en la tarde ayer domingo y despertó comentarios solidarios de varias personalidades de la cultura.

“Vergüenza debería darles a los que ordenan armar los actos de repudio. Vergüenza de compatriotas que se dejan arrastrar y participan en el linchamiento de sus iguales. ¿Es que no se dan cuenta lo que nos están costando las décadas de odio que hemos vivido? Familias truncas, hermanos, padres, hijos separados. Una nación rota y dispersa por el mundo. ¿Es acaso un país de odio el que queremos dejarle a nuestros hijos y nietos? Hay líneas que en la vida y mucho más en la política no se pueden traspasar.  Y se han traspasado. Cuba no necesita más odio, así que esos que andan pidiendo que le ponga corazón a Cuba, revísense y no se lo pidan a los demás:  póngaselo ustedes mismos, porque están actuando como si no lo tuvieran”, escribió la musicóloga Rosa Marquetti.

Varios de los activistas han declarado que en los actos de repudio reconocen a muy pocos de sus vecinos y que las personas llegan hasta las cuadras trasladadas en ómnibus, incluso algunos llegan con sistemas de audio para reproducir canciones patrióticas.

Muchos usuarios cubanos han puesto en sus muros e historias la frase “repudio los actos de repudio”. También lo han hecho negocios privados como la tienda de diseño Clandestina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − 9 =

Último minuto