diciembre 5, 2021
25.2 C
Havana

El HAVANA Act a la espera de la firma de Biden

Foto: Jorge Luis Borges | Cuba Noticias 360

Texto: Mónica Fernández

Tan solo seis días después de ser aprobado en la Cámara de Representantes, el Proyecto de Ley de Ayuda a las Víctimas Estadounidenses Afectadas por Ataques Neurológicos (HAVANA Act, por sus siglas en inglés: Helping American Victims Afflicted by Neurological Attacks Act) ya fue enviado a la Casa Blanca para que, con su firma, el presidente Joe Biden la haga entrar en vigor.

En un Congreso dividido, donde la mayor parte de las propuestas legislativas languidecen por no ser llevadas a votación en la Cámara contraria a donde se aprobó, resulta sorprendente lo rápido que ha transitado el HAVANA Act. Fue presentado en mayo por la senadora Susan Collins, aprobado por el Senado en junio, y tras la pausa del verano,en septiembre la Cámara de Representantes le dio su autorización por unanimidad

¿En qué consiste este proyecto de ley que ha tenido aprobaciones tan expeditas?

Autoriza a la Agencia Central de Inteligencia (CIA), al Departamento de Estado y a otras agencias a proporcionar compensación económica a los empleados que sufran lesiones cerebrales a consecuencia de su trabajo. Y aunque su alcance no está limitado a los diplomáticos estadounidenses afectados por los incidentes acústicos en Cuna, el documento sí especifica que fue este suceso el que lo motiva:

Desde 2016, algunos miembros del personal de los servicios de inteligencia, diplomáticos y de otros organismos gubernamentales han informado de queexperimentan trastornos cognitivos y neurológicos inusuales mientras cumplen asignaciones (especialmente en el extranjero), cuyo origen se está investigando actualmente. Los síntomas fueron notificados por primera vez por el personal destinado en Cuba y desde entonces se han denominado colectivamente Síndrome de La Habana”.

De hecho, no es la primera vez que se aprueban compensaciones económicas por este tema. En 2019, el Congreso aprobó y Trump firmó un proyecto de ley de gasto ómnibus que incluía una provisión para que los diplomáticos lesionados en Cuba o China recibieran beneficios médicos y laborales. El HAVANA Act solo amplía el espectro de beneficiados, eliminando el requisito de donde se produjeron las lesiones. “El lugar de trabajo asignado no necesita estar en la República de Cuba, la República Popular de China u otro país extranjero”, se puede leer en la sección de definiciones de esta propuesta de ley, dando pie a reclamaciones incluso en territorio doméstico, por parte de empleados, exempleados, miembros de su familia o individuos autorizados.

Una vez que el presidente apruebe esta ley, las compensaciones no serían inmediatas, sino a partir del año fiscal 2023, que comienza el 1 de octubre de 2022. Y a partir de su fecha de entrada en vigor, el Secretario de Estado tiene un año para presentar al Congreso un reporte acerca de su implementación.

De acuerdo con un reporte de la cadena NBC, al menos 200 estadounidenses se han presentado para describir posibles casos del Síndrome de La Habana. Casi la mitad de los posibles casos implican a oficiales de la CIA o a sus familiares, unos 60 implican a empleados militares o a sus familiares, y unos 50 estaban vinculados al Departamento de Estado. En los últimos dos meses nuevos casos han salido a la luz: un diplomático estadounidense en Vietnam, justo antes de la visita de la vicepresidenta Kamala Harris, y un funcionario de la CIA que estuvo de viaje en la India con el director de la CIA, William Burns.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 15 =

Último minuto