julio 19, 2024
28.2 C
Havana

La Recarga 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 11 de julio al 21 de julio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am

Recargar ahora

Industriales cobra venganza y regresa a la final de la pelota cubana 11 años después

Foto: RL Hevia

Texto: Raúl del Pino

Dicen que la vida siempre da revancha, sin importar cuánto tiempo pase. Para algunos la oportunidad llega rápido, otros ven desfilar los años, incluso las décadas, antes de lograr la redención por un fracaso pasado. Guillermo Carmona sabe mucho de eso, de lo que es sufrir en silencio y esperar el momento oportuno para sacarse esa espina que ya forma parte de tu vida.

El mánager de Industriales, ahora de 60 años, debió esperar 24 calendarios para extinguir el sabor amargo que le dejó la remontada de Santiago de Cuba en la final de la Serie 38, allá por 1999. Aquella “aplanadora” de Pacheco y Kindelán silenció un Latinoamericano abarrotado para llevarse el campeonato en un juego siete, pero hoy el experimentado timonel puede dormir tranquilo sabiendo que le devolvió el pago con la misma moneda al eterno rival.

Industriales llegó con el agua al cuello al séptimo y decisivo choque tras perder el quinto y el sexto, el primero de ellos en La Habana y el último en el Guillermón. Los fantasmas del pasado retornaban a la mente de todos los industrialistas, mas esta vez la historia terminó de otro color, uno azul.

Por tercera vez en la semifinal, Raymond Figueredo y Alberto Bisset subieron al box como principales cartas de triunfo de sus conjuntos. Y como en el juego 1 y en el 3, la balanza se inclinó para los Leones tras el duelo de ambos serpentineros.

El derecho habanero no creyó en las 20 mil gargantas que le gritaban en contra y redondeó una apertura de calidad de seis capítulos, en los que solo permitió una carrera y un hit, y despachó a seis contrarios por la vía de los strikes.

Esa solitaria anotación fue todo lo que harían los bates indómitos, toda vez que tanto Frank Herrera en dos entradas, como Juan Xavier Peñalver en una, completaron sus relevos de forma inmaculada para sellar el triunfo 3-1.

En la trinchera contraria Bisset volvió a sacar la casta por los suyos, aunque no fue su mejor noche. El veteranísimo pitcher de 39 años solo logró avanzar 4.1 innings antes de saltar del box con las tres carreras rivales a su cuenta.

La victoria en el clásico del béisbol cubano enrumba a Industriales hacia Las Tunas, donde los Leñadores esperaban por su adversario para la discusión del título. La finalísima de la Serie 62 comenzará el próximo sábado en un Julio Antonio Mella que ya cuenta con alumbrado para celebrar juegos nocturnos.

Aunque la rivalidad con los tuneros no se compara con la sostenida ante Santiago, Industriales también llega a este duelo con sed de venganza, tras la derrota que los orientales le propinaron en semifinales de la serie 57, cuando Víctor Mesa comandó la nave azul.

Pero esta será una historia totalmente diferente. Las Tunas logró su boleto a la batalla decisiva luego de romper una racha de tres tropiezos consecutivos en postemporada frente a los Cocodrilos matanceros, en tanto, Industriales retorna a una final después de 11 años y lo hace precisamente a costa de su histórico rival.

La mesa está servida, ingredientes y comensales sobran para otro banquete de lujo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí