julio 19, 2024
32.2 C
Havana

La Recarga 12X + Internet Ilimitado más barata aCuba! 😍

Del 11 de julio al 21 de julio ¡En Cuba recibirán 6000 CUP de Saldo Principal e Internet Ilimitado de 12 am a 7 am

Recargar ahora

¿Qué es más caro, salir a comer o cocinar frijoles en casa?

Foto: Shutterstock

Texto: Hugo León

En las escuelas cubanas se enseña poco de economía y de administración, pero con lo vivido en los últimos años, no hay cubano que no sepa qué es la inflación, qué es la devaluación de la moneda o la ley de oferta y demanda o los principios básicos para gestionar una economía familiar en tiempos de crisis.

Un ejemplo claro al que puede recurrir cualquier cubano de a pie para explicar los complejos momentos que atraviesa el país es el del precio de la comida, que ha crecido exponencialmente desde el 2019. Para hacer unos frijoles en casa, por ejemplo, ahora hace falta 10 veces más dinero que hace dos o tres años.

Desde la cocina: ¿cuánto cuesta hacer judías en Cuba?

Una libra (con suerte bien pesada) de frijoles negros o colorados cuesta entre 550 y 600 pesos en casi toda La Habana. Alguien podría aventurarse a decir que con ese dinero ya se tiene una comida, pero para quien gusta de que su comida sepa a algo más que a “caliente”, las compras apenas acaban de comenzar.

Los frijoles blancos, también llamados judías en la isla, están en el orden de los 800 pesos la libra y son bastante difíciles de encontrar. Además, por lo general estos llevan más especies, condimentos y otros ingredientes que la vuelven deliciosa y única.

Y como cocinar com amor no garantiza sabor, los chefs recomiendan utilizar en unas judías calabaza, malanga, algún producto ahumado como el lomo del cerdo, chorizo y una buena sazón con ajo, cebolla, ají, comino y algo de culantro.

Pero vamos por partes. Un vasito con cabezas de ajo: 100 pesos; una libra de cebolla: 230 pesos, la libra de ahumado por encima de los 400, la calabaza a 70 y media libra de chorizo unos 250 pesos, malanga a 100 pesos… Total de la compra mil 950 pesos. 

Aunque con este surtido se pueda cocinar más de una vez, la cuenta de la comidita en casa puede emular con una cena simple en un restaurante que incluya algunas bebidas y postre.

La explicación de economía cae sin mucho esfuerzo. Como el salario promedio de la isla no ha aumentado y los precios sí, el poder de compra se ha resentido, así que cocinar unas “judías con todas las de la ley”, se convierte en un lujo.

Lo mismo con la mayoría de las preparaciones culinarias, lo cual tiene a muchos cubanos preocupados, porque se acerca fin de año y por falta de presupuesto peligran tradiciones como los buñuelos, la carne de cerdo asada, el arroz congris y la yuca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí