mayo 17, 2022
24.2 C
Havana

Un NO al bloqueo, y llamados a respetar los derechos humanos

Texto: Mónica Fernández

Era esperado. Como cada año, por 29na ocasión la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó por abrumadora mayoría la resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”. Fueron 184 votos a favor, 2 en contra (Estados Unidos e Israel) y 3 abstenciones (Colombia, Ucrania y Emiratos Árabes).

El argumento empleado por los Estados Unidos para oponerse a la resolución es que considera que las sanciones son una forma legitima de alcanzar los objetivos de su política exterior y seguridad nacional. El diplomático estadounidense dejó claro que, con respecto a Cuba, las prioridades son “promover la democracia, el respeto por los derechos humanos y ayudar al pueblo cubano a ejercer sus libertades fundamentales”.

Por su parte, el canciller cubano Bruno Rodríguez equiparó el bloqueo al COVID-19 al decir que ambos asfixian y matan. Y advirtió a los Estados Unidos de los peligros de un flujo migratorio descontrolado, algo que el creciente número de balseros hace pensar podría ser una realidad de continuar la crisis económica. Con motivo de la votación, Cuba organizó manifestaciones de apoyo tanto en el país como en otras naciones, cuyas imágenes se compartieron en redes sociales con las etiquetas #NoMasBloqueo y #ElMundoDiceNo.

Mucho más interesante fue la intervención de la Unión Europea. A través de su portavoz, el representante de Portugal, dejó claro el rechazo a las sanciones estadounidenses hacia Cuba, a la vez que hizo un llamado directo a respectar los derechos humanos en la Isla.

“El comercio exterior y la inversión extranjeras pueden jugar un rol crucial para poner al país en un camino hacia la modernización, reformas y desarrollo sostenible (…) La Unión Europea considera que levantar el embargo puede facilitar la apertura de la economía cubana para el beneficio de su pueblo. Reconocemos que la situación de los derechos humanos en Cuba continúa siendo preocupante, particularmente respecto a los derechos civiles y políticos. Eso nos preocupa. Por tanto, reiteramos nuestro llamado al gobierno cubano de garantizar por completo a sus ciudadanos, los derechos reconocidos internacionalmente (…) incluyendo la libertad de reunión, de expresión y de acceso a la información” dijo durante su discurso.

El diplomático portugués recordó además a los Estados Unidos que el embargo se opone a convenios en vigor y es contrario a las reglas generales del comercio internacional. Asimismo, enfatizó la importancia de los intercambios de pueblo a pueblo, potenciados durante la administración Obama y prohibidos en la de Trump. Y a Cuba le recordó la necesidad de reformas económicas, judiciales y sociales, así como abrir espacios de diálogo con todo el espectro de actores de la sociedad civil.

Esto último coincide con la reciente resolución aprobada por el Parlamento Europeo, que pide condicionar la realización de los futuros diálogos políticos y sobre derechos humanos con Cuba a que participen representantes de la oposición y organizaciones independientes de la sociedad civil.

Y mientras dentro de la sede de las Naciones Unidas en Nueva York representantes de decenas de naciones y organizaciones internacionales se turnaban para declarar su postura respecto a la resolución, afuera estaba teniendo lugar una manifestación. Un camión con un cartel audiovisual mostraba imágenes de detenciones y presos políticos, ambientadas con la música de “Patria y Vida”. Y decenas de personas realizaron una suerte de performance, sentados en silencio, sus cabezas cubiertas o esposados. Algunos sujetando carteles que decían “SOS Cuba”. Al centro de la protesta, los activistas se turnaron sentados en un garrote vil. El primero en tomar el asiento fue el escritor Carlos Manuel Álvarez.

Sin dudas, Cuba tomó el resultado de la votación como una victoria. Pero más allá de su impacto mediático, esta suerte de ritual en Naciones Unidas no tiene repercusión sobre el embargo de los Estados Unidos hacia el país. Y las alusiones a los derechos humanos, misteriosamente, no fueron reflejadas en la prensa estatal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + 1 =

Último minuto